Diversos testimonios de la devoción aracelitana protagonizan el pregón de las Glorias de María ofrecido por Lourdes Fuentes

pregon glorias de maria santísimas araceli 2022 pregonera lourdes fuentes castroEn la parroquia de San Mateo, la pregonera Lourdes Fuentes Castro ha exaltado las Glorias de María Santísima de Araceli desgranando la devoción a la Virgen de Araceli a través de su experiencia personal y de aquellas personas que han encontrado en Nuestra Madre la fuerza que requerían.

 

El acto que marca el inicio de la celebración de las Fiestas Aracelitanas comenzaba con la proclamación de la Aracelitana Mayor, María Araceli Zambrano, y su corte de Honor compuesta por Olga Cantizani Silvestre, María Espejo Doblas, Ana Belén Huertas Calzado, Carmen Pilar Lara Egea, Marta Molero Rodríguez y Marta Zamorano Cantero. Un acto que, tras varios años celebrándose en el Palacio Erisana, vuelve a celebrarse a las plantas de la Patrona de Lucena.



Finalizada la proclamación por parte del Alcalde de Lucena, Juan Pérez Guerrero, Magdalena Rueda López presentaba a la pregonera, quien dedicó su intervención “a aquellos que nos enseñaron a creer en María Santísima de Araceli” y , durante una hora, deleitó a los asistentes con una sucesión de poesía y prosa en la que desveló vivencias propias y ajenas junto a la Virgen que han marcado su propia vida, la ausencia de Nuestra Madre durante la Pandemia o la celebración de la restauración de la Virgen de Araceli en la ciudad de Córdoba.



La segunda pregonera de la historia aracelitana, a modo de relatos, ha narrado cómo la Virgen de Araceli es “el hilo invisible que engarza unas a otras las piezas de un puzle social tan diverso como lo quiso el Creador”. Así, ha resaltado el importante número de favores concedidos por la Virgen y las “ofrendas hechas durante generaciones por aquellas personas que mejoraron o sanaron sus dolencias gracias a tu intercesión”. Del mismo modo, ha explicado cómo Prudencio Uzar recogía en Jesús Abandonado a “hombres y mujeres desposeídos de un techo; damnificados y agotados de la vida en los márgenes de una sociedad que no los miraba con buenos ojos”, y cómo la intercesión de la Virgen impidió el cierre de la casa de tantos sin techo. Igualmente emotivo fue el relato de cómo la periodista Élida Graciano superó un díficil trance confiando su vida a la Patrona.

 


La pregónera felicitó al manijero de la Virgen, Miguel Ángel Redondo Calvillo, “por participar en un privilegio único e irrepetible” la pregonera ha narrado la historia de un santero y devoto aracelitano que, como había prometido a su mujer, tras dar la alternativa a su hijo como santero dejaba la santería con la pena de no poder pasear a la Patrona y fue en ese momento cuando el manijero de la Virgen le buscó para pasear a María. Cerraba la historia la narración de la santería y un fandango a la Virgen interpretado por Araceli Campillos con la guitarra de Román Carmona.



Durante el relato del devenir histórico de la devoción de las mujeres lucentinas que acompañan a la Virgen en sus fiestas, la pregonera ha deseado a la Aracelitana Mayor y su Corte de Honor “que seáis vosotras mismas y conservéis el brillo de la luz aracelitana que hoy os hace resplandecer”. En ese sentido, Fuentes Castro ha recordado a las jóvenes lucentinas a su antecesora como dama aracelitana, Araceli, “aquella chiquilla de frágil apariencia, de corazón inmenso hizo su sueño realidad y contra todo pronóstico superando dificultades fue ganando etapas en un tour que se le había puesto cuesta arriba desde el mismo momento de su llegada al mundo”.

 


Lourdes Fuentes ha continuado su disertación hablando sobre los distintos modos de expresión del amor a la Virgen a través de la oración y otras formas de expresión a través “de la letra de las sevillanas que te que compuso y cantó Antonio Prieto, o en la pasión y hondura flamenca de un fandango elevado a tu paso; en las voces corales o singulares que alzan al cielo su plegaria en cada cántico; en la imagen que nos devuelve el objetivo de un fotógrafo que percibe artísticamente detalles invisibles a otros ojos. El extraordinario gusto con que tus floristas componen una estampa única y sugerente reveladora de veneración; el inconfundible de un tambor que marca el ritmo de tu majestuoso paso cuando caminas sobre los hombros de tus santeros; el entrañable sonido que procede de una banda… los amorosos pasos de quien cada día se encamina a visitarte”, ha dicho, cerrando este momento simulando una conversación entre la Camarera y la Virgen.



Al manijero de la Subida, Jesús López de Ahumada, la pregonera le ha expuesto que “por más ganas que tú tengas de tocar el timbre que tanto se ha hecho de rogar en estos dos años, yo no quisiera que llegara demasiado pronto ese momento” recordando a la Virgen que “cuando te veía encarar desde la Puerta de la Mina lentamente el camino de regreso a tu ermita, bajo el sol insolente de junio, tu manto arrastraba consigo una sonrisa, ignorante de que pronto llegaría otro mayo, otra primavera”.



Antes de finalizar su pregón, Lourdes Fuentes ha propuesto a los asistentes apurar “con alegría los días que vendrán, consciente de la inmensa fortuna que nos sonríe por tenernos bajo su cuidado la Madre más dulce y buena, que recibas por doquier para que puedas devolverlo con creces, puro amor aracelitano”.



La pregonera de las Glorias ha cerrado su intervención diciendo: “Que sean tus días como el cielo de mayo / Que no te falten abriles de ROMERÍA / Que te despiertes al alba cantando AURORAS, / que rompan el aire en notas de armonía / Que allá por donde pases se abran las corolas /del frondoso paraíso de la esperanza: / Generosa OFRENDA de amor a manos llenas, / cálido el corazón, sincera la mirada. / Que una lluvia de pétalos te empape el alma; / Tus noches se enciendan de estrellas flameantes: / Como un DÍA DE LA VIRGEN volviendo al templo / El Altar de los Cielos, de Lucena baluarte. / Que tus labios conserven siempre un dulce espacio / para llenar de BESOS las MANOS maternales; / Y que en tu corazón siempre habite inocente / El que PRESENTARON ante Ella aquella tarde / Que cuando apenas te sobreviva el recuerdo, / en un columbario, cenizas olvidadas / y tu espíritu retornado al Padre Eterno, / seas parte y alma viva aracelitana.”




Al acto inicial de las Fiestas Aracelitanas contó con la presencia del alcalde de Lucena, Juan Pérez Guerrero, y representantes de los grupos políticos de la Corporación Municipal; el vicario episcopal de la Campiña, David Aguilera Malagón; la diputada del Congreso, María de la O Redondo; la delegada territorial de Administración Local, Purificación Joyera; el presidente de la Agrupación de Cofradías, Antonio Díaz; el Hermano Mayor de la Venerable Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Gonzalo Beato; el Hermano Mayor de la Real Archicofradía de María Santísima de la Sierra, Antonio Pérez; la presidenta de la Archicofradía de Nuestra Señora del Carmen de Rute, Ana Burguillos; el Hermano Mayor Honorario de la archicofradía aracelitana, Antonio Crespillo; los miembros de la Fundación Obra Pía de María Santísima de Araceli, de la Junta de Gobierno de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli y su vocalía de juventud.

Destacados

Lucena Digital

Prensa independiente. Lucena - Córdoba - España

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de CookiesRSS

© 2022 Lucena Digital, Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización