Testimonios vecinales desvelan los problemas que generaron los menas en su anterior estancia en Lucena

ayuntamiento lucenaLa posible puesta en marcha en Lucena de un Centro para Menores Extranjeros no Acompañados (MENA) en un edificio del complejo municipal de Los Santos que cedería el Ayuntamiento a la Fundación SAMU ha generado una fuerte polémica en nuestra ciudad.
La posible puesta en marcha en Lucena de un Centro para Menores Extranjeros no Acompañados (MENA) en un edificio del complejo municipal de Los Santos que cedería el Ayuntamiento a la Fundación SAMU ha generado una fuerte polémica en nuestra ciudad.

 
De llevarse a cabo, supondría reabrir en instalaciones de titularidad consistorial el centro que la misma fundación ya tuvo durante unos meses en un chalet alquilado en la carretera de Rute, de septiembre de 2018 a enero de 2019, cuando SAMU trasladó a los menores a Monturque y luego a Doña Mencía, de donde podrían regresar a Lucena si finalmente la Corporación municipal le adjudica parte de las dependencias de Los Santos.

 
El martes 27 de agosto, al día siguiente de la concentración en la Plaza Nueva convocada anónimamente a través de redes sociales en contra de la implantación del Centro MENA, el alcalde Juan Pérez calificó de “infundadas” las críticas hacia esta posibilidad esgrimiendo el primer edil dos argumentos que afirmó categóricamente: durante la anterior estancia de estos mena en Lucena “no generaron ningún tipo de problema” y que los centros de menores gestionados por la Fundación SAMU no dan problemas.

 
Sin embargo, testimonios recabados por Lucena Digital de fuentes vecinales desmienten rotundamente a Pérez.

 
Para empezar, según relatan dichos testimonios, los menores (magrebíes, rumanos y subsaharianos) “niños y no tan niños campaban a sus anchas” por la carretera de Rute,  llegando hasta El Zarpazo y un parque aledaño a esa zona  y a un lavadero de coches, a cualquier hora del día y también de la madrugada, andando por la carretera y sus arcenes, incluyendo a un menor con una pierna vendada y muletas, poniendo en riesgo sus vidas y la seguridad vial. Esto generó quejas de conductores y de camioneros. Los menas llegaron a contarle el paso a uno de los vecinos cuando iba a entrar con su vehículo en su propiedad y encima acosaron a sus padres, desvelan fuentes vecinales.
 
 
También señalan estos testigos que han visto como menas entraban en un chalet deshabitado y en una nave abandonada que antaño ocupó una empresa del mueble.

 
Además de estas andanzas fuera del chalet donde supuestamente estaban a cargo y bajo supervisión de la Fundación SAMU, los menas tenían unos visitantes diarios con los que se veía que mantenían una estrecha y amigable relación. El chalet alquilado por SAMU tenía sus puertas abiertas y en las mismas los menas esperaban sentados ociosamente a unos rumanos que se apostaban cada día enfrente del inmueble con tres furgonetas y algún automóvil más a veces. Los menas cruzaban la carretera y departían  con los rumanos, marchándose en ocasiones con ellos en las furgonetas, sostienen testigos presenciales.
 

 
Por otra parte, a estos vecinos les llama la atención el notable número de asociaciones de la pedanía de Jauja que han firmado un manifesto a favor de la implantación “en Lucena, no precisamente en Jauja” del Centro MENA, opinando que “en Jauja no tienen ni idea” de los problemas que ya generaron en Lucena los mena.
 

La anterior estancia del Centro MENA en Lucena dio más problemas aparte de los arriba descritos y generó varias denuncias, al igual que ha ocurrido en Doña Mencía, de las que informaremos en breve. 
 
 

Imprimir   Correo electrónico