Denuncian un presunto delito ambiental por el vertido incontrolado de escombros en una parcela de Lucena

vertidos escombros lucena agrecaLa Asociación de Empresas Gestoras de Residuos de Construcción y Demolición de Andalucía, AGRECA, denuncia ante la Delegación Territorial de Córdoba de la Conserjería de Desarrollo Sostenible, el Ayuntamiento de Lucena y al SEPRONA en la comandancia de la Guardia Civil de Córdoba el vertido y depósito de forma irregular de residuos resultantes de obras de derribo en dos edificios de Lucena sin tratamiento ni control adecuados, constituyendo los hechos un presunto delito ambiental.
 

Según las averiguaciones llevadas a cabo, los escombros se están vertiendo ilegalmente en una parcela  situada en la calle Puente Vadillo. AGRECA ha podido saber que la empresa encargada de las obras de demolición de los dos edificios está depositando los residuos de construcción y demolición, RCDs, en dicha finca sin que éstos sean gestionados de forma adecuada previamente, existiendo incluso residuos peligrosos, pues en una de las obras se está retirando una cubierta de fibrocemento, sin llevar a cabo las medidas correctas para su gestión establecidas en el Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo. Por ello, AGRECA, presenta la denuncia ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Córdoba, al presuntamente producirse deficiencias en las medidas de gestión en relación a la seguridad y salud aplicables a trabajos con riesgo de exposición al amianto.
 

El vertido ilegal de RCDs podría incurrir en varios delitos, entre ellos el ambiental
Para AGRECA, y como así se hace constar en las denuncias presentadas, la empresa encargada de los trabajos de demolición podría estar incurriendo en varios delitos, entre ellos la obligatoriedad de depositar los RCDs en un gestor autorizado para su reciclaje, así como también en un posible delito ambiental.
 

El depósito de los residuos efectuado de forma ilegal en la parcela de Lucena, se está realizando sin ningún tipo de tratamiento, gestión ni control de los mismos que podría provocar un fuerte impacto ambiental causando daños como la contaminación de los suelos y en la flora y fauna del entorno. Dicha actividad podría atentar contra el medio ambiente y los recursos naturales, vulnerando la normativa actual sobre el reglamento de la producción y gestión de residuos de construcción y demolición, y constituyendo un delito contra la protección ambiental.
 

AGRECA considera que los hechos expuestos quebrantan manifiestamente lo dispuesto en el Decreto del Gobierno Andaluz 73/2012, de 20 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de Residuos de la Comunidad Autónoma de Andalucía; los artículos 95 y siguientes de la Ley del Parlamento Andaluz 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental y, particularmente, el Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que se aprueba la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición. Pudiendo vulnerar además lo dispuesto en la normativa específica sobre otros sectores del ambiente, tales como suelos contaminados, flora y fauna, impacto ambiental, recursos hídricos, contaminación del aire, además de ser contraria a las prescripciones de la Ley 7/2002, de 17 diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía.
 

Esto en lo que respecta a tratamiento y control de los RCDs y a calidad ambiental, pero la asociación también considera que la actividad llevada a cabo en los dos edificios del Ayuntamiento cordobés, podrían constituir un delito contra los derechos de los trabajadores (artículos 316 y 317 del Código Penal), así como contra los recursos naturales y el medio ambiente (artículos 325 y siguientes del Código Penal).
 

Por todo ello, AGRECA, presenta las denuncias descritas anteriormente ya que considera que los hechos son graves y podrían constituir delitos en contra del medio ambiente y los derechos de los trabajadores, vulnerando la normativa vigente.  
 
 
AGRECA
Integrada por 26 empresas asociadas, fue constituida en el año 2008 para agrupar y representar los intereses de los gestores, ubicados en la comunidad autónoma de Andalucía y en Ceuta y Melilla, que se dedican al reciclaje de residuos de construcción y demolición, siendo todas Gestores Autorizados en operaciones de valoración y/o eliminación de RCDs por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. De la mano de sus socios se gestionan cientos de miles de toneladas anuales de escombros, siendo un porcentaje muy importante reciclado para su reutilización en las obras de construcción.