PSOE e IU votan en contra de una moción de Ciudadanos respaldada por PP y Vox que pide al Gobierno de Sánchez que no haga concesiones a los independentistas

pleno ayuntamiento lucena noviembre 2019El pleno de la Corporación municipal de Lucena, en su sesión ordinaria de enero celebrada este martes 28, vivió un momento de especial confrontación entre los grupos políticos que la integran a raíz de una moción del Grupo Político Municipal de Ciudadanos que solicitaba que el Ayuntamiento lucentino se pronunciara en apoyo a los órganos constitucionales y para instar al actual Gobierno de España a no realizar concesiones a los grupos independentistas.
 
 
El portavoz municipal de la formación naranja, Jesús López, leyó ante el plenario el texto de la moción donde, ante los últimos acontecimientos políticos acaecidos en España en relación a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de la Nación al frente de un gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos sostenido por los partidos independentistas, Ciudadanos defendía la necesidad de que, desde el Ayuntamiento de Lucena y de todos los consistorios y administraciones públicas, se hiciese una llamada en defensa de la Constitución y de las instituciones públicas contempladas por la Carta Magna, entre ellas la Jefatura del Estado insultada durante la sesión de investidura por los representantes políticos del independentismo.
 
 
La moción incluye también un punto en el que se insta al Ejecutivo de Pedro Sánchez a que no haga concesiones a los independentistas cuyo objetivo político es destruir el orden constitucional.
 
 
En nombre del Izquierda Unida, su único edil Miguel Villa anunció su voto en contra a la moción de Ciudadanos, a la que tildó de “panfleto” recurriendo a la definición que la RAE da del término como documento “agresivo, de propaganda política y perfil humillante”. La propuesta de Ciudadanos es, en opinión de Villa, fruto de la indignación del partido liderado hasta noviembre por Albert Rivera porque los votantes le han retirado su confianza “por no poder ubicar” a los naranjas en el espectro político al ser unos “veletas” que no están ni en la derecha ni en la izquierda. El concejal de IU agregó que la moción naranja “no hay por donde cogerla” y reiteró que es “humillante” porque condena que se produzcan “acuerdos políticos entre fuerzas legalizadas” cuando ese es precisamente, según Villa, “el objeto de la democracia, del diálogo y del acuerdo”. En otro momento del debate, Villa acusó al PP de no haber votado a favor de la Constitución en 1978 y le afeó “buscar los chismitos” al haber pactado los populares en Cataluña con los independentistas una subida de sueldo para los cargos públicos.
 
 
Vox anunció su apoyo a la moción de Ciudadanos pero no intervino en el debate.
 
 
Y en el Partido Popular, su concejal y diputada en el Congreso, María de la O Redondo Calvillo, comunicó también el voto favorable de los populares a la moción de Ciudadanos, y argumentó que la propia Constitución debe ser “la muralla que frene a los que atentan contra ella” porque pretenden acabar “con la igualdad de los españoles”. Redondo recordó que ya en la propia sesión de investidura “los socios radicales” de Sánchez no tuvieron “ni pudor ni vergüenza en decir que no les importaban ni los españoles ni España”. La edil del PP añadió que su partido “no pone en tela de juicio la legalidad” del nuevo Gobierno pero que tanto Vox como Ciudadanos y el PP tienen derecho a expresar la indignación que les causa los ataques independentistas a la Constitución, cuya acatamiento juraron o prometieron los 21 concejales lucentinos cuando el pasado junio tomaron posesión de sus cargos. Según Redondo Calvillo, desde la bancada popular de la que forma parte en el Hemiciclo se veían caras de preocupación entre los diputados socialistas ante la alianza trabada por su jefe de filas Pedro Sánchez con los independentistas.
 
 
El equipo de gobierno del PSOE, a través de su portavoz Teresa Alonso, adelantó el voto en contra de los socialistas a la moción naranja y dudó que el grupo proponente de Ciudadanos comparta todo el contenido de su propia moción. El Partido Socialista está de acuerdo en el primer punto de la moción, de apoyo y respeto a todos los órganos e instituciones del Estado “incluyendo a la Presidencia del Congreso de los Diputados”, pero para el resto de la propuesta presentó a Ciudadanos una enmienda avalando “las vías de diálogo” para solucionar el problema de Cataluña “dentro de la legalidad vigente”. Alonso reprochó a Ciudadanos que tras los comicios generales del pasado mes de abril no estuviese dispuesto a pactar con Pedro Sánchez y acusó a la formación naranja de estar lejos de ser “un partido de centro y del acuerdo” como el que encabezó “el gran Adolfo Suárez”. Alonso defendió “el uso del diálogo”, pilar de la democracia y de la Constitución y que sustenta “la capacidad de llegar a acuerdos entre diferentes”, y restregó al PP su pacto del Majestic en 1996 con Pujol
 
 
Jesús López se negó a admitir la modificación socialista a la moción y rechazó que ésta sea “agresiva” puesto que “la agresividad” la utilizan los independentistas contra la Constitución y los símbolos de todos los españoles, señaló.
 

Finalmente la moción fue rechazada al contar sólo con los votos a favor de Ciudadanos, PP y Vox (10) frente a otros 10 contrarios de PSOE e IU, dirimiendo el empate el alcalde Pérez con su voto de calidad que inclinó la balanza contra la aprobación de la propuesta.

Imprimir   Correo electrónico