Las grandes empresas del turismo buscan formas de sumarse a la revolución ecológica

straws 3193715 1280 2Tras unos años rezagadas, parece que por fin las grandes empresas de la industria del turismo comienzan a darse cuenta de la importancia de su implicación para paliar los efectos del cambio climático. Este año nos está dejando algunas noticias que nos invitan a un cierto optimismo. En este artículo haremos un breve repaso de las ambiciosas iniciativas verdes que algunas de las empresas turísticas más importantes del mundo están llevando a cabo.

 

 

Aena dedicará 250 millones de euros a proyectos de energía solar para reducir las emisiones

El grupo encargado de la gestión de los aeropuertos españoles dedicará esta millonaria cifra a la instalación de paneles solares de alta eficiencia. Con esta medida espera reducir en un 70 % el coste del consumo eléctrico de sus instalaciones. Si el proyecto sigue adelante sin retrasos, para 2026 Aena ya estará autoabasteciéndose a nivel energético por medio del uso de energías renovables como la solar. La correcta implementación de este ambicioso plan se traducirá en unas cifras muy positivas para el medio ambiente en nuestro país: un recorte de 167 000 toneladas de emisiones de CO2, es decir, de nada más y nada menos que un 40 %.

 

solar panels 1794467 1280

 

Y este no es el único plan verde que Aena está implementando en la actualidad. A día de hoy, está desarrollando un plan de instalación de 2300 puntos de abastecimiento para coches con motor eléctrico. También está en proceso de reemplazo de toda su flota de vehículos de combustión con la meta de que sea de emisiones cero para el año 2025.

 

 

Los hoteles y los casinos se comprometen a reducir el uso de plásticos de un solo uso

Las principales cadenas hoteleras están ya implementando la eliminación de los plásticos de un solo uso, como sucede en el caso de Vincci Hoteles, y se están adelantando a la fecha límite impuesta por la Comisión Europea. Al hacerlo, contribuirán enormemente a los esfuerzos de reducción del impacto del plástico en nuestros ecosistemas. Iberostar también se suma a la lucha contra el plástico de un solo uso. Retirará nada más y nada menos que 20 millones de botellas de un solo uso y 5 millones de pajitas. Y es que un gran porcentaje de los residuos que contaminan las playas europeas y los recintos de celebración de nuestras queridas fiestas populares, dos de las joyas de la corona de nuestra industria turística, provienen de este tipo de productos fabricados a base de materiales plásticos.

 

 

straws 3193715 1280Dentro del sector del turismo, la lucha contra los plásticos de un solo uso no afecta exclusivamente a los hoteles. Los grandes centros de ocio como los casinos destacan por su elevado uso de ese tipo de plásticos. Pero están surgiendo importantes iniciativas para mitigar este problema. Tenemos el ejemplo de dos pesos pesados del sector del juego como MGM y Caesars. Ambos han apostado decididamente por la reducción del uso de plásticos de un solo uso. Caesars participa incluso en la organización Clean the World. A los esfuerzos por reducir los plásticos de un solo uso contribuye también la irrupción de actores como Betway casino, que al ofrecer la oportunidad de jugar tanto tragaperras como juegos de mesa online desde tu PC o por medio de su aplicación, evitan por completo el problema de los plásticos de un solo uso. Y no solo eso, permiten también sumarse a la revolución ecológica al reducir el ingente consumo de iluminación de los grandes casinos (pensemos en la multitud de luces y focos que hay por todas partes), al reemplazar todas las fichas de juego físicas por otras digitales o al evitar los desplazamientos en coche para llegar. Puede afirmarse pues que la digitalización de este sector de la industria turística y los esfuerzos de las compañías tradicionales ofrecen un gran potencial para afrontar con éxito con este reto medioambiental.

 

En definitiva, las políticas orientadas a la reducción de emisiones y de residuos innecesarios o de difícil reciclaje, junto con las ventajas derivadas de los avances tecnológicos crean las condiciones necesarias para afrontar con garantías la crisis ecológica que vivimos en la actualidad. Ahora solo queda convencer a los turistas de que las empresas por sí solas no pueden llevar a buen puerto estas metas ambiciosas sin su colaboración. Afortunadamente, ya se están llevando a cabo esfuerzos de concienciación muy importantes. Si somos objetivos, los cambios de todas las políticas de las que hemos hablado apenas molestan o merman la experiencia turística, pero benefician enormemente al bienestar y a la preservación de nuestro planeta. Debemos entrar en una época en la que las barras y casetas de nuestras ferias sean sinónimo de fiesta, pero también de respeto de nuestro entorno. Lo cierto es que hay motivos para el optimismo. Los turistas, en su gran mayoría, parecen respaldar estas iniciativas: quieren empresas responsables con el medio ambiente. Así que todo apunta a que próximamente las políticas ecológicas de las empresas turísticas se convertirán en un importante elemento diferenciador.

 


Imprimir   Correo electrónico