¡POR FIN HEMOS GANADO!

juan espadas psoe andalucia lucenaQue ya iba siendo hora. Y esperemos que no nos ocurra como a la selección nacional de fútbol que nos acostumbró a ganar, con dos europeos y un mundial de por medio, y ahora estamos de secano. Es lo que suele ocurrir cuando el éxito nos hace creer que somos el ombligo del mundo.

 

 

Pero no, no me refiero al fútbol, evidentemente. Me refiero a las famosísimas primarias que el PSOE ha celebrado ayer domingo para elegir candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía en las próximas elecciones andaluzas, aunque aún está por ver que sea socialista.
 
 
Claro, hemos ganado los “espadistas”; es decir, los simpatizantes, seguidores, fieles, incondicionales de Juan Espadas, alcalde de Sevilla puesto por el aparato del partido (aunque Alfonso Guerra niegue su existencia –del aparato, claro-) para dirigir los destinos de nuestra tierra cuanto más tiempo mejor, porque según dice el propio actor: “el que tiene que estar preocupado es Juan Manuel Moreno Bonilla”.
 
 
Ya por fin, la instigadora de lo ocurrido en aquella funesta mañana del 1 de octubre de 2016 en la que el secretario general legítimo, Pedro Sánchez, tuvo que presentar su dimisión va a penar sus culpas. ¡Ya iba siendo hora! Por fin vuelve a triunfar la democracia y Susana no volverá a ser ni siquiera secretaria general del PSOE andaluz. Se va de distinta manera a como llegó: llegó impuesta por José Antonio Griñán y se va echada por la militancia.
 
¡Y qué sorpresa! A ello han ayudado algunos, muchos, de los mismos fieles que durante cinco años la han acompañado como perrillos que van detrás de su amo sin saber cuál es su destino final, aunque también es verdad que por el camino se han quedado célebres nombres afines a Susana; las hemerotecas están llenas de ellos, o no les extraña que ya no aparezcan en los medios de comunicación nombres como los de…? Increíble, pero cierto. Y no tenemos que ir demasiado lejos para comprender que lo que les digo es cierto; no lo digo porque lo crea. Lo digo porque lo sé y por eso lo digo. “Extraños compañeros de viaje hace la política” y ahora lo comprobamos de manera cierta. A la política acuden muchos que tienen una verdadera vocación del servicio al prójimo, pero también otros bastantes que van buscando un futuro personal mejor que el que llevan cuando llegan, o lo que es lo mismo, una fuente de ingresos que mejore su situación personal aunque la ideología quede en un segundo plano; quítenle ustedes las ganancias económicas, aunque sean pocas según Felipe González, y verán cuantos quedan.
 
 
Claro está por otro lado que cualquier persona tiene el derecho a cambiar de opinión o a mantenerse firme en la misma y eso confunde a los ciudadanos porque a quienes no confunden es a los propios compañeros de partido y así nos va. Ahí tienen el caso de nuestro exconcejal Fran Adame, antes Susanista y ahora, de repente, Espadista convencido. O el de la propia Aurora Viso, asesora del grupo socialista municipal de Lucena, antes seguidora del sol que más calienta y ahora Susanista hasta los tuétanos, o incluso hasta el de nuestro propio alcalde y secretario general socialista de Lucena, quien lejos de mantenerse neutral en la guerra por el poder, como correspondería al cargo que ostenta, se decanta públicamente por Susana porque ha hecho mucho por Andalucía; me informaré. ¿Y por Lucena, cuándo?
 
 
En definitiva: no es bueno el culto al personalismo y pareciera que todos los problemas de nuestra sociedad los resolvieran estos titanes venidos de tierras desconocidas a los que los demás sólo debemos obediencia y sumisión. Por ello, yo no soy Susanista, pero no por ello deben pensar que soy Sanchista y mucho menos Espadista; no conozco de nada a este señor como tampoco conozco a aquellos “barones” que compran y venden según interese a su sillón y son capaces de bailar una sevillana en una losilla; qué decir de ellos. Soy sencillamente SOCIALISTA a quien interesa exclusivamente los problemas de las personas, que no son pocos, y su solución. No obstante deseo suerte al candidato y futuro secretario general socialista andaluz y ojalá que ese nuevo proyecto que trae bajo el brazo, según manifiesta la ministra María Jesús Montero, sea un revulsivo, aunque la receta para poner paz y orden entre tantas familias socialistas no sé si la encontró. El PSOE se sigue desangrando con la pérdida de afiliados y simpatizantes y si nadie lo remedia cuando entre en la UCI pueda que sea demasiado tarde. Por lo tanto, SALUD.
 
Pedro Antonio Marín Cuenca

Destacados

Lucena Digital

Prensa independiente. Lucena - Córdoba - España

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de CookiesRSS

© 2021 Lucena Digital, Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización