Vecinos por Lucena incluye en su programa las condiciones por las que se regirá ante posibles pactos para que los votantes lo tengan claro "a diferencia de lo que hacen otros partidos"

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 
El partido Vecinos por Lucena (VxL) ha presentado esta tarde en un acto público en el Centro Cívico del Valle su programa electoral para los comicios municipales del 26 de mayo, que consta de 66 puntos articulados en cuatro ejes: futuro de la ciudad y de nuestros hijos, igualdad de trato para todos los ciudadanos respecto al Ayuntamiento, apoyo a los colectivos desfavorecidos, y cumplimiento de la ley y transparencia.

El candidato a la Alcaldía de Lucena por esta formación, Vicente Dalda, explicó que es un programa de gobierno que cuenta con muchas aportaciones realizadas por personas de diferentes sectores sociales y profesionales de la sociedad lucentina y con el que Vecinos por Lucena sale a por todas para ganar la confianza mayoritaria de los lucentinos y poder dirigir el Ayuntamiento como equipo de gobierno en solitario.

Ahora bien, la novedad destacada por Dalda es que VxL, "a diferencia de lo que hacen otros partidos", aclara su política ante posibles pactos para que los votantes tengan muy claro este aspecto y no se llamen a engaño. Así, el propio programa incluye otros dos supuestos escenarios: que para gobernar necesite pactar con otras fuerzas o que otro partido sea el mayoritario y puede requerir el apoyo de Vecinos por Lucena, y en función de uno u otro caso, el programa de VxL clasifica los puntos que serían irrenunciables para pactar y aquellos que puedan ser negociables.

De esta manera, si Vecinos por Lucena necesitara apoyos para obtener la Alcaldía  y gobernar, sería irrenunciable en ese hipotético acuerdo un primer bloque de cuestiones como crear un parque público municipal para grandes industrias, la mejora de la red de abastecimiento y saneamiento de aguas y de la depuradora, emitir en abierto y gratuitamente la señal televisiva de los plenos, bajar el IBI, transformar las subvenciones vía convenio en concursos de subvenciones en abierto a todos los vecinos, poner en marcha un plan de servicios sociales incluyendo en el mismo fiscalización contra el fraude, obligatoriedad de dar cuenta de los gastos de los grupos municipales en el pleno tras su fiscalización o reducir los gastos políticos a la mitad, con la supresión de los asesores políticos a excepción de los delegados municipales en Jauja y Las Navas del Selpillar.

Otro segundo bloque de puntos irrenunciables para VxL si mediante un pacto pudiera optar a la Alcaldía lo conforman medidas como la habilitación de puntos de recarga para vehículos eléctricos, incrementar el plan de asfaltado de Lucena multiplicando por cuatro el actual, potenciar el plan de saneamiento  y mantenimiento de los caminos de Lucena, bajar el impuesto de circulación para camiones y autocares, o crear puntos de abastecimiento de agua para la agricultura en Lucena

Si el escenario fuera que otra formación necesitara el respaldo de VxL para formar gobierno municipal, Vecinos por Lucena se compromete a no entrar en dicho gobierno y sería condición básica el cumplimiento o puesta en marcha en los seis primeros meses del primer bloque de puntos irrenunciables arriba detallado.

Otras medidas destacadas por el alcaldable de Vecinos por Lucena son la creación de un comité de coordinación y consultivo de los funcionarios jefes de departamento en el Ayuntamiento, que hasta ahora no se reúnen entre ellos y su coordinación está en manos de los políticos, crear una Concejalía de Economía, Comercio e Industria, una de las sugerencias aportadas desde fuera de VxL según indicó Dalda, para poner en valor el comercio y la industria, pilares de la economía lucentina junto a la agricultura, así como para potenciar la promoción exterior de Lucena, o disolver el Patronato Deportivo Municipal como ente autónomo para integrarlo en el propio Ayuntamiento y suprimir también Suvilusa integrando las viviendas en el Consistorio con un programa municipal de acceso a la vivienda.

Vicente Dalda agregó que el empleo será otra de las prioridades de Vecinos por Lucena, facilitando las condiciones para que las empresas puedan crear puestos de trabajo.  El comercio lucentino será también objeto de especial atención no sólo con una concejalía específica sino con otras medidas como la creación de parkings en altura.

En el acto de Vecinos por Lucena hubo además un apartado de críticas a los partidos representados en el Ayuntamiento durante el mandato corporativo que ahora concluye. Dalda criticó los gastos políticos en asesores de los otros grupos, cuando él, sin asesor alguno, ha presentado al pleno más preguntas y mociones que los siete concejales del PP, quienes han ejercido de socios de gobierno del PSOE aprobándole tres presupuestos municipales y absteniéndose en un cuarto, relató Dalda que se preguntó si el candidato del PP Francisco Huertas había ejercido de “líder de la oposición”, a lo que los asistentes clamaron que no y que el que había hecho oposición era Dalda, le dijeron al cabeza de lista.

Dalda resaltó la diversidad ideológica de los integrantes de la candidatura de Vecinos por Lucena y manifestó que entiende a los militantes del PSOE y del PP que ya no se identifican con sus partidos y a los de “Izquierda Desunida”, y criticó que IU y Ciudadanos paguen el alquiler de sus sedes con subvenciones que reciben del Ayuntamiento.

En el capítulo de transparencia y cumplimiento de la legalidad, Dalda desveló que el PSOE había empezado la campaña de estas elecciones saltándose a la torera la normativa colocando pancartas en lugares no establecidos por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento presidida por el candidato socialista Juan Pérez.

En cuanto a su labor política estos últimos cuatro años, Vicente Dalda recurrió a una cita de Martin Luther King, “para tener enemigos no hay que declarar la guerra, basta con decir lo que se piensa”. Recordó en este sentido que intereses espurios han querido enfrentarlo a colectivos locales como las cofradías o los agricultores, a quienes Dalda expresó su máximo respeto y apoyo, si bien cumpliendo con su deber político ha discrepado en asuntos puntuales como la falta de aceite envasado con la Denominación Aceites de Lucena disponible para los consumidores o que se diera trato de privilegio a alguna cofradía en detrimento de lo público o con lo sucedido este Jueves Santo cuando algunas hermandades desatendieron las indicaciones de la Policía Local improvisando recorridos en los que no se les podía garantizar la seguridad.

Hablando de la Policía Local, Dalda señaló que se trata de un cuerpo policial muy profesional y con ganas de hacer las cosas bien, pero que se encuentra desmotivado y con su trabajo dificultado por la falta de recursos materiales, con un solo alcoholímetro que ni siquiera es propiedad de la Policía Local sino de la DGT, con un grabador de llamadas telefónicas estropeado o con desfibriladores que no se ha enseñado a usar a los agentes.

En los plenos, añadió el candidato de Vecinos por Lucena, ha votado sí o no a las propuestas, según consideraba junto a su grupo si eran buenas para Lucena o malas,  o bien se abstuvo si le generaban dudas

Para gobernar Lucena no hacen falta políticas de derechas ni de izquierdas, sino sentido común y mirar por el interés general de los lucentinos, aseguró finalmente Vicente Dalda.

 

Usuarios conectados

Tenemos 2066 invitados conectado