El PSOE de Lucena celebra una nueva asamblea que los críticos recurrirán por ilegal al considerar que estuvo plagada de incumplimientos de los estatutos del partido y denuncian los modos dictatoriales de la Ejecutiva local

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 

Tras la polémica asamblea celebrada el 22 de febrero por la agrupación local del PSOE lucentino para elegir a los miembros de la candidatura que presentarán a las elecciones municipales de mayo, en la que se impidió hablar a un grupo de afiliados que apoyaban una lista alternativa a la oficial, en otra nueva asamblea que tuvo lugar este martes 5 de marzo “el cúmulo de irregularidades” denunciado por estos militantes ha ido a más.

 

La segunda asamblea en cuestión tenía por objeto elegir en votación a los candidatos lucentinos propuestos al Comité Provincial del PSOE para formar parte de las candidaturas al Congreso de los Diputados y al Senado por la provincia de Córdoba en los comicios generales del 28 de abril.

El sector crítico de los socialistas lucentinos denuncia que esta nueva asamblea se ha saltado varios artículos de la normativa interna de la formación. Para empezar, se ha incumplido el artículo 360 del Reglamento Federal de Desarrollo de los Estatutos Federales al constituirse dicha asamblea sin estar presente, como es preceptivo, al menos  2/5 de los militantes.

La semana pasada, en rueda de prensa, entre otras cosas el ala crítica denunció que el aparato oficial controlado por el alcalde Juan Pérez le impide acceder al censo de militantes lo que supone a su juicio una irregularidad flagrante.

¿Cómo entonces sabe este grupo de afiliados que la asamblea carecía del quórum reglamentario para celebrarse? Porque en su transcurso el secretario de Organización de la Ejecutiva local les comunicó verbalmente que el número de militantes de la agrupación local es de unos 170 (aunque según otras fuentes socialistas es menor, situándolo en 124). Los 2/5 de esos supuestos 170 afiliados serían 52, pero cuando comenzó la asamblea sólo había 26 asistentes.

El incumplimiento de este artículo relativo al quórum fue comunicado por los críticos a la presidenta de la Ejecutiva local, Teresa Alonso, pidiéndole por ello la suspensión de la asamblea, pero Alonso “hizo caso omiso” según critican.

A continuación, el presidente de la mesa electoral, el exconcejal José Rodríguez, les dice que no tiene en cuenta el escrito de anulación presentado y que sigue con la asamblea. Esta actitud fue recriminada por un afiliado a Rodríguez, quien le contestó “que muy bien” pero que él continuaba con la asamblea. Ante esto, y al amparo del artículo 369 del Reglamento, los críticos solicitaron la palabra “por cuestión de orden” pero Rodríguez se la denegó. Le vuelven a decir que está incumpliendo la normativa, a lo que Rodríguez reitera que “la asamblea sigue”.

Cabe recordar que José Rodríguez fue el instructor del expediente abierto por orden de Juan Pérez contra el militante Antonio Sánchez Villatoro, con abundancia de errores y acusaciones sin probar y que finalmente fue desestimado por la dirección federal del PSOE.

Precisamente, la constitución de la citada mesa electoral supuso otro atropello al Reglamento, incumpliéndolo en su artículo 354 al no efectuarse votación ordinaria para aprobar la constitución de la mesa de la asamblea, trámite que estaba obligada a hacer la presidenta de la Ejecutiva local, Teresa Alonso, que lo vulneró.

Tras esta serie de irregularidades “que se repiten con frecuencia”, el grupo de afiliados discrepantes decidió abandonar la asamblea, teniendo la impresión de que “la cúpula de la Ejecutiva local tiene, presuntamente, por sus actuaciones una forma de entender el socialismo y la participación más próxima a comportamientos dictatoriales de otros tiempos, ya algo lejanos en el tiempo, que con mucho esfuerzo conseguimos desterrar y actualmente vivimos en democracia”.

Este grupo de afiliados afirma que “no renunciamos a ser demócratas y continuaremos con los procedimientos que las normativas del PSOE nos dan”, que son presentar contra las asambleas del 22 de febrero y del 5 de marzo sendos recursos ante la Comisión Ejecutiva Federal y peticiones de amparo ante la Comisión Federal de Ética y Garantías.

Respecto a la asamblea del 22 de febrero, los críticos reclamaron la semana pasada que se les entregara el acta de la misma, que ya han recibido pero que califican de “incompleta” porque no refleja los hechos tal y como sucedieron, como que el presidente de la mesa electoral César del Espino les impidió hablar. Por otra parte, ese acta recoge una irregularidad que también llevarán a los órganos superiores del partido, pues aunque los críticos retiraron su candidatura y se marcharon porque no se les permitió tomar la palabra, en la votación posterior se usaron las papeletas donde figuraban tanto sus nombres como los de los candidatos oficialistas de Pérez, lo que es irregular y hubo gente que votó a los candidatos críticos marcando sus casillas aunque ya se habían retirado del proceso electoral.

En cuanto a la asamblea del 5 de marzo, el concejal José Cantizani resultó el más votado, con 26 sufragios, para representar a la agrupación local de PSOE en las listas de las generales, seguido de cerca por Teresa Alonso.