Afiliados del PSOE denuncian el autoritarismo de Pérez y solicitan paralizar la elección de la lista socialista a las municipales, impugnar la asamblea donde se votó a sus integrantes y revocar la candidatura del alcalde a la reelección

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 12
MaloBueno 
Un grupo de afiliados del PSOE que presentó el pasado viernes una candidatura alternativa de aspirantes a concejales en la asamblea de los socialistas lucentinos, y que luego retiraron al no poder defenderla al impedírselo el presidente de la mesa electoral, César del Espino, ha denunciado esta mañana el atropello antidemocrático y antiestatutario del que fueron víctimas.
En nombre de sus compañeros, la afiliada Bárbara Carrillo señaló que Del Espino, fichado por Juan Pérez para formar parte de la lista del Partido Socialista al Ayuntamiento de Lucena en los comicios municipales del 26 de mayo, “nos impidió que pudiéramos presentar a los compañeros una candidatura diferente a la que se había presentado”, en lo que quería ser un ejercicio de normalidad democrática.

La negativa de César del Espino
carece de sustento estatutario, agregó, pues según los Estatutos Federales, en una asamblea extraordinaria no se puede cambiar el orden del día introduciendo un nuevo punto, ni hay ruegos ni preguntas ni se pueden leer las actas de la asamblea anterior, pero nada impide que, como es su caso, tomaran la palabra para explicar las razones y argumentos de su candidatura.

Ante lo sucedido el viernes, este sector del PSOE lucentino ha remitido por burofax un escrito solicitando explicaciones a la dirección local socialista sobre lo ocurrido el viernes. En función de la respuesta que reciban, “si es que les contestan”, solicitarán a las instancias superiores del partido retrasar cautelarmente el proceso de primarias para la elección de la lista a las municipales, la revocación de la candidatura de Pérez a la Alcaldía para que el alcaldable socialista sea elegido por los afiliados en una asamblea y la anulación de la votación celebrada el viernes, pues al retirar estos afiliados su candidatura y marcharse de la Casa del Pueblo al no dejarles hablar el presidente de la mesa electoral, se produjo una votación utilizando las papeletas en las que figuraban de manera conjunta tanto los nombres de la lista oficial presentada por Pérez como la de ellos, en total 47 precandidatos, irregularidad que en su opinión motiva la anulación de dicho proceso electoral interno.

Por otro lado, Carrillo expresó el desacuerdo que tiene junto a sus compañeros con el reglamento que rige las primarias, dado que por ejemplo aunque se trata de listas abiertas a las que concurren los afiliados que lo desean en igualdad de condiciones,  en la votación puede salir alguien con muchos votos para formar parte de la candidatura, pero posteriormente puede ser apartado por el comité provincial “escuchando al candidato a la Alcaldía”.

Algo así ocurrió en las primarias para designar representante de la agrupación local de Lucena en la candidatura provincial a las elecciones autonómicas del 2 de diciembre, cuando el aspirante más votado –José Cantizani- no figuró finalmente en la lista, y sí lo hizo la menos votada, Teresa Alonso.

También lamentan que en algo tan importante según los estatutos federales como una asamblea, se les negara la voz. Este colectivo niega que sean los críticos del PSOE, ni se consideran susanistas ni sanchistas, son socialistas “que tienen una forma diferente de ser socialistas”, según Carrillo. Tampoco pretendían ganar en la asamblea del viernes, sino que “íbamos a reivindicarnos” ya que, con independencia de que tras los comicios municipales la Alcaldía se mantenga o no en el PSOE, “nosotros estamos a disposición del ciudadano y del partido” y abogan además por la diversidad de opiniones dentro de la formación “porque es buena”, frente al “o estás conmigo o contra mí” que aplica de manera contundente el autoritarismo de  Juan Pérez y su aparato oficialista.

En cuanto a la lista presentada por el alcalde, Bárbara Carrillo y sus compañeros critican que “poco antes de las elecciones se va a buscar a personas para la lista a las que el socialismo les dura lo que les dura la legislatura”. También rechazan  a los políticos profesionales y no vocacionales que anteponen sus intereses particulares al interés general, afirmó Carrillo.

Por su parte, el militante y exsecretario de Organización de la agrupación local del PSOE, Antonio Sánchez Villatoro, reiteró que nada impide en la normativa socialista que cualquier militante presente su candidatura
y la defienda en un procedimiento electoral interno. Los estatutos federales y  el reglamento dan una gran importancia a la participación democrática, señaló Sánchez.


Hay otra circunstancia a tener cuenta, según explicó Sánchez Villatoro, porque si la agrupación socialista no es de una gran ciudad, la candidatura municipal la tiene que presentar el comité provincial, no la propia agrupación.


La actitud de Del Espino, a quien “no conocemos”, supuso “llevar el reglamento al límite” para abortar una “intervención democrática” en la asamblea, argumentó Antonio Sánchez, recordando además que es preceptivo someter previamente a votación en la asamblea la composición de la mesa electoral (con tres integrantes a propuesta de la presidenta de la agrupación, Teresa Alonso), trámite que no se cumplió en el cónclave del viernes.

Los oficialistas “nos ocultan” el proceso de primarias, pues donde el PSOE gobierna con mayoría absoluta, el alcalde es candidato a la reelección. Pero sino es así, la firma de 50 militantes puede solicitar un cambio de alcaldable. Ahora bien, el ala crítica del PSOE lucentino no puede recabar firmas de la militancia para ninguna iniciativa porque “no se nos facilita el censo de afiliados”, no pudiendo así presentar un candidato alternativo a la Alcaldía.  La Ley de Protección de Datos es la excusa que el oficialismo les da para no permitirles el acceso a dicho listado, indicó Sánchez Villatoro.  Para poder ver el censo tendría que ser que alguien de la ejecutiva se lo filtre o convocar una asamblea extraordinaria en la que este censo hasta la fecha inaccesible pueda ser consultado dentro de la sede socialista de la Casa del Pueblo sin que nadie pueda sacarlo fuera. No obstante, el reglamento del PSOE permite usar los datos de su militancia con fines políticos, como pueden ser votar en unas primarias o participar en una asamblea, por tanto facilitar el censo está dentro de la normativa y la negativa a entregarlo del sector oficialista es improcedente, comentó Sánchez Villatoro.

Tampoco es muy democrático ni lógico que Juan Pérez y sus adláteres hayan presentado el miércoles de la semana pasada su programa de gobierno 48 horas antes de que se celebre la asamblea facultada para elegir a quienes conformarán la lista, añadió. La elaboración de una candidatura, prosiguió Sánchez Villatoro, implica valorar la idoneidad de sus componentes, y no parece idóneo llevar a personas reprobadas por la Corporación municipal (Pérez y María del Mar Morales) o que han provocado con su gestión manifestaciones públicas en su contra (como le ha ocurrido a Teresa Alonso a raíz de la bolsa de trabajo de operarios de limpieza).

Villatoro relató que el acta de la asamblea del viernes debería estar disponible en el plazo de seis días, aunque en una ocasión tardaron un año en facilitarle otra acta que solicitó.

Antonio Sánchez apuntó después diversos incumplimientos de la normativa estatutaria e irregularidades que exigen explicaciones por parte de Pérez y su ejecutiva. Así, dijo que el PSOE de Lucena ha dado dinero al sindicato UGT por la Casa del Pueblo “y no hay facturas”.

Tampoco hay rendición de cuentas del grupo político municipal a la ejecutiva local en lo referente a la gestión y actuación política de los concejales, que deben estar supeditados al partido que los sustenta y no al revés.

Finalmente, Sánchez Villatoro criticó la forma autoritaria de actuar de los responsables de la agrupación local y anunció que si no les dan el acta de la asamblea presentarán recurso de amparo ante la Comisión de Ética y Garantías.