El Ayuntamiento de Lucena pagará el alquiler de las cocinas del ciclo formativo del IES Juan de Aréjula si no lo asume el propio centro

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
El Ayuntamiento de Lucena habilitará una partida económica en el presupuesto municipal para hacer frente, si fuera necesario, al alquiler de unas cocinas privadas donde puedan desarrollar sus clases prácticas los alumnos del ciclo formativo de Cocina y Gastronomía del IES Juan de Aréjula mientras se ejecutan las obras de reforma del edificio de la antigua Escuela de Hostelería.

Así lo ha decidido el Pleno de la Corporación municipal, reunido esta misma tarde a primera hora a petición de los grupos municipales de la oposición. Fue el portavoz municipal de Izquierda Unida, Miguel Villa, el encargado de defender la propuesta de crear una partida presupuestaria con cargo al dinero de la mejora de la contratación de la reforma del edificio, un extremo que ha encontrado el rechazo de la interventora municipal por ser una obra de carácter financieramente sostenible que no puede asumir la financiación del alquiler de las cocinas.

Sin embargo, el Pleno con los votos favorables de todos los ediles presentes respaldaba habilitar esa partida con cargo a otro capítulo del presupuesto municipal, a decidir durante el trámite administrativo que ahora se inicia, si bien será necesario que este tema vuelva al Pleno para acordar su dotación económica definitiva, en caso de que sea necesaria su creación si finalmente hay que asumir el gasto del alquiler.

Antes de acordar esta decisión, desde los grupos de la oposición -intervinieron además de Villa, los portavoces de PP y C’s, Francisco Huertas y Purificación Joyera- se justificó la petición de un pleno extraordinario por la necesidad de resolver la situación creada a los alumnos del ciclo formativo como consecuencia del retraso de las obras de reforma de las cornisas del edificio contratadas por el Ayuntamiento, así como por el desconocimiento de la reunión que ayer se producía entre responsables municipales, el Servicio de Inspección de la DT de Educación y la dirección del IES Juan de Aréjula, en donde se acordó que las clases se podrían desarrollar en las cocinas habituales hasta que la empresa adjudicataria inicie los trabajos.

Desde el equipo de gobierno, la concejal de Educación, Encarnación Camacho, sostenía que esa reunión “de carácter técnico no había sido secreta”, a lo que el alcalde Juan Pérez añadió que “se trata de un tema clarísimo de responsabilidad de la Junta” justificando la petición de este Pleno extraordinario por parte del resto de grupos “al escaso conocimiento de cómo funcionan los temas educativos”.