Vicente Dalda propone al pleno rebajar el IBI urbano un 5,15%, reducir el rústico hasta el 1% e incrementarlo un 50% para las viviendas vacías de bancos y promotores inmobiliarios

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

El concejal no adscrito Vicente Dalda ha presentado una propuesta para rebajar el tipo de gravamen del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de naturaleza urbana el 5´15% (bajar del 0´738% al 0,70%) y el tipo de gravamen de los bienes inmuebles de naturaleza rústica del 1´15% al 1%.

El IBI urbano en Lucena, con el citado tipo del 0´738%, es más elevado que el de otras ciudades, mayores o menores que la nuestra, como Cabra (0´7%), Baena (0´61%), Córdoba (0´5393%) o Madrid (0´510%), según comparó Vicente Dalda.

En cuanto al IBI rústico, que tiene un tope máximo general del 1´16%, en Lucena se sitúa casi en ese límite máximo, con un 1´15%.

El edil propondrá también al plenario municipal establecer un recargo del 50% de la cuota líquida del IBI para aquellos inmuebles de uso residencial del casco urbano de Lucena que se encuentren desocupados con carácter permanente, fundamentalmente las que son propiedad de bancos y promotores inmobiliarios, pues habitualmente las viviendas de titularidad particular suelen estar alquiladas. La propuesta, contemplada en la normativa estatal, define que un inmueble está desocupado con carácter permanente en los siguientes casos:

a)    Que el inmueble figure tributando por el IBI urbano y no conste en el mismo, al 31 de diciembre de cada año, ninguna persona empadronada según los datos recogidos en el Padrón Municipal de Habitantes.
b)    Que el inmueble figure tributando por el IBI urbano y conste en el mismo, al 31 de diciembre de cada año, alguna persona empadronada según los datos recogidos en el Padrón Municipal de Habitantes, pero no está dado de alta en el Padrón de Tasas por Recogida de Basuras.

No obstante, según la proposición de Vicente Dalda, se podrá justificar la ocupación del inmueble mediante contrato de alquiler formalizado legalmente. El citado recargo, añadió el concejal Dalda, se devengará el 31 de diciembre y se liquidará anualmente, una vez constatada la desocupación del inmueble, juntamente con el acto administrativo por el que ésta se declare.