Dalda solicita que se investigue el fraude electoral en las elecciones sindicales y se denuncie a la Fiscalía si se aprecian delitos y pide a Pérez que tome las riendas en materia de personal porque con Teresa Alonso “vamos de desastre en desastre”

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

El concejal no adscrito Vicente Dalda ha presentado una moción para el próximo pleno municipal, que se celebrará el miércoles 8 de agosto, relativa a la denuncia de fraude electoral en las elecciones sindicales del 11 de julio en el Ayuntamiento de Lucena presentada por el sindicato USO.

Ante la gravedad de estos hechos, Dalda solicita en su propuesta “que el alcalde, como capitán de este barco, que en materia de personal va a la deriva” en alusión a la pésima gestión de la delegada municipal de área Teresa Alonso según el edil, “tome las riendas del timón y asuma directamente las competencias en materia de personal”.

También demanda “que se auditen todas las actuaciones correspondientes a la Mesa Electoral de Especialistas y No Cualificados, desde su constitución y hasta la finalización de sus actuaciones” y “que si del resultado de la auditoría se pudiera apreciar algún tipo de ilícito penal se dé cuenta al Ministerio Fiscal con la personación de este Ayuntamiento en la causa”.


Por último, Vicente Dalda solicita que “por el Ayuntamiento se ejerzan las actuaciones administrativas y judiciales tendentes a la restitución de la legalidad en cuanto al número de delegados correspondiente al órgano de representación Comité de Empresa”.

Dalda explicó que en la Mesa General de Negociación la plantilla municipal está representada por los delegados sindicales elegidos por tres mesas electorales diferentes, correspondientes a los funcionarios (Junta de Personal) y a los laborales del Comité de Empresa con dos mesas, la de Técnicos y Administrativos y la de Especialistas y No Cualificados.

Para los comicios sindicales que hubo el miércoles 11 de julio, la mesa de la Junta de Personal tenía un censo de 238 electores, de los que votaron 181 (76%), la de Técnicos y Administrativos tuvo 23 votos de 34 censados (67%), y la Mesa de Especialistas y No Cualificados tenía un censo de 234 miembros de los que votaron 102, un 43%, una participación extrañamente baja en comparación con las otras mesas y el número de censados, indicó el concejal no adscrito.

Sin embargo, según la denuncia de USO, Dalda señaló que el censo de ésta última mesa “no se corresponde a la realidad”. Además, el edil critica que dicho censo no fue expuesto por el alcalde, como es preceptivo, en el tablón de anuncios de personal del Consistorio, sino que Pérez se limitó a anunciar mediante un escrito que tal información estaba disponible en el departamento de Recursos Humanos y quien quisiera consultarla debía acudir allí provisto de su DNI.

La normativa establece que para un censo inferior a 250 electores, el número de delegados sindicales correspondientes  es de 9, y superior a 250, sería de 13. La suma de los censos de los empleados laborales (no funcionarios) de las mesas de Técnicos y Administrativos y de Especialistas y No Cualificados que integran el Comité de Empresa (34 más 234), excederían así los 250 inscritos, correspondiéndoles por tanto 13 delegados frente a los 9 elegidos por la Junta de Personal.


Ahora bien, según la denuncia de USO, el censo de la mesa de Especialistas y No Cualificados que le notificó en mayo Recursos Humanos era de 180, no de 234, por lo que el censo finalmente utilizado en las elecciones para esta mesa estaría inflado con falsos inscritos para incrementar fraudulentamente el número de delegados correspondientes al personal laboral favoreciendo así a los sindicatos que presentaban candidaturas en el Comité de Empresa, donde USO no concurría.


Los resultados de las elecciones, según recordó Dalda, fueron llamativos. En la Junta de Personal, UGT, con una candidatura de 21 personas, no se votó ni así misma, porque cosechó 12 votos y un delegado. CCOO, con 19 votos logró otro delegado, el Sindicato Profesional de Policía Municipal (SPPM) tuvo 55 votos y 3 delegados, y USO obtuvo 74 votos y 4 delegados.

En la Mesa de Técnicos y Administrativos, CTA recibió 9 papeletas y un delegado y USO 5 votos y otro delegado.

Y en la de Especialistas y No Cualificados con el censo inflado según USO, UGT logró 32 votos y 4 delegados, CCOO 41 votos y 5 delegados y SAT 18 sufragios y 2 delegados.

Los datos globales configurarían a la Mesa General de Negociación  con 5 delegados para UGT (y un total de 48 votos), 6 de CCOO (63 votos), SAT 2 delegados (18 votos), USO 5 delegados (79 votos), SPPM 3 delegados (55 votos) y CTA 1 delegado (9 votos), Sería, a juicio de Dalda, una composición adulterada porque habría sindicatos sobrerrepresentados con más delegados de los que debería según su número de votos por estar inflado el censo de Especialistas y No Cualificados.

Dalda añadió que este jueves 26 de julio venció el plazo para impugnar las elecciones sindicales y que así lo han hecho USO y el Ayuntamiento como patronal. La manipulación del censo electoral supone un “falseamiento de la democracia” y responsabilizó políticamente a la concejal de Personal, Teresa Alonso, con la que “vamos de desastre en desastre” por su caótica y negligente gestión, como ha sucedido igualmente con la Valoración de Puestos de Trabajo (VPT) rechazada por un amplio número de trabajadores municipales.

El fraude electoral en las elecciones sindicales “beneficia al sistema clientelar del PSOE en el Ayuntamiento de Lucena, a sus dos sindicatos afines UGT y Comisiones Obreras y a los trabajadores laborales por dedocracia” afirmó Dalda.