Moción de censura o de confianza, retos y amenazas en el pleno

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
La reprobación del alcalde Juan Pérez y de la concejal de Fiestas María del Mar Morales por parte de PP, Izquierda Unida y Ciudadanos suscitó antes de su aprobación un intenso debate político que fue elevándose de tono conforma avanzaba.

El concejal no adscrito Vicente Dalda anunció su abstención, lo mismo que hizo cuando se votaron en el pleno de mayo las conclusiones de la comisión de investigación que señalaban la responsabilidad política de Pérez y Morales en las irregularidades detectadas por los comisionados en las contrataciones de actuaciones musicales en la Feria del Valle.

Dalda calificó de mero “tirón de orejas” la moción de reprobación que, como tal figura, no existe en el ordenamiento jurídico que rige los ayuntamientos. En lugar de esta iniciativa, Dalda instó al “líder de la oposición” y portavoz del PP, Francisco Huertas, a presentar una moción de censura contra el alcalde y reprochó a Huertas que no lo hubiera hecho ya por falta de “valentía”. Si la situación es tan grave como indican las conclusiones de la comisión de investigación, el PP debería haber presentado dicha moción, insistió Dalda, quién se preguntó por qué no ha tomado Huertas esta medida “¿por miedo?, ¿por qué faltan escasos meses para las elecciones municipales?”, dijo el edil.

Desde el PSOE, su portavoz Manuel Lara Cantizani argumentó su voto en contra de la reprobación, que consideró una “decisión injusta” y cuyo único propósito es “dañar la imagen personal y política” de Pérez y Morales. Según Lara Cantizani, en la contratación de grupos musicales, María del Mar Morales ha procedido “igual” que los concejales que le han precedido en la delegación municipal de Fiestas “desde hace más de cuatro décadas”, y pidió que “los ciudadanos juzguen” el papel de Morales en el procedimiento de contratación facilitándoles que lean las actas de la comisión de investigación, las cuales avalan en su opinión la legalidad del proceder de Morales.

Por Izquierda Unida, su concejal portavoz Miguel Villa afirmó que los trabajos de la comisión muestran la “evidencia de las irregularidades cometidas”, lo que da lugar al señalamiento de Pérez y Morales como “responsables políticos”, y no culpables, puesto que la comisión de investigación no es un tribunal.
Villa agregó que la reprobación de Pérez es doble por parte de IU: no sólo se reprueba al alcalde por no cesar a Morales, sino también por el “desprecio” que Juan Pérez manifestó hacia Izquierda Unida en unas recientes declaraciones en las que afirmó, según Villa, que él no necesitó el voto de IU para ser investido alcalde por mayoría absoluta en la actual Corporación porque ya contaba con el apoyo de Ciudadanos para acceder a un segundo mandato al frente de la Alcaldía lucentina.

Miguel Villa considera que Pérez ya no tiene el apoyo mayoritario del plenario municipal y le retó a que se sometiera a una moción de confianza, pues, en alusión a Dalda, no es posible que se presente una moción de censura porque ya falta menos de un año para los comicios municipales de mayo de 2019. A esto le replicó Vicente Dalda que desde diciembre pasado cuando el PP denunció públicamente irregularidades en las contrataciones de Feria del Valle, Huertas ha tenido tiempo de presentar moción de censura pero no lo ha hecho.

En nombre del Partido Popular, su concejal y presidente de la comisión de investigación, Francisco Aguilar, tildó a Pérez de “abogado defensor de Morales” y acusó al PSOE de “urdir un plan perfecto” para proteger a su compañera de filas. El edil del PP añadió que “no se puede permitir” que el PSOE mienta cuando sostiene que las actas de la comisión avalan la legalidad del comportamiento de Morales, y reprochó tanto a la concejal de Fiestas como a la empresa que resultó adjudicataria de las contrataciones para Feria del Valle que se hubieran negado a comparecer ante la comisión.

Aguilar criticó que el PSOE ataque a la oposición en su vida personal y profesional por cumplir su función de fiscalizar la labor del equipo de gobierno. Los populares estiman que el argumento socialista de que Morales ha actuado como los concejales precedentes de Fiestas es “una acusación” contra el PP, e igualmente piensan que el PSOE “amenaza” a la oposición con llevarla a los juzgados por las conclusiones que PP, IU y Ciudadanos aprobaron el mes pasado tras haber investigado el asunto de los contratos gestionados por Morales y firmados por Pérez. “No nos vamos a callar ni a amedrentar”, aseveró.

En un segundo turno de intervenciones, Vicente Dalda declaró su creencia en la división de poderes, explicando que cuando el PP descubrió irregularidades, los populares deberían haber acudido al juzgado, pero como no lo hicieron lo tuvo que hacer el propio Dalda. Los resultados de las comisiones de investigación dependen de las mayorías políticas que las conforman, prosiguió, y anunció a Pérez que no contara con su voto ni en una moción de censura ni en una de confianza.

El alcalde replicó que no le preocupa el voto de Dalda, pero sí el de IU, a la que, aseguró, “nunca quiso herir su sensibilidad”. El primer edil pidió no hacer juicios paralelos y sentenció que “el tiempo pondrá a cada uno en su sitio”.

Villa tomó de nuevo la palabra incrementando la tensión del debate al lanzar varias preguntas directas y contundentes a Juan Pérez_ “¿es cierto que en un informe el vicesecretario del Ayuntamiento certificó que se había producido un “quebrantamiento” de la legalidad en los contratos de Feria del Valle?”; “¿o que el mismo funcionario en la comisión declaró que “no se había seguido procedimiento alguno” en dichas contrataciones?”. Villa también inquirió al alcalde si se había dirigido al vicesecretario para “subsanar lo insubsanable” y por escrito a Morales para que, cinco meses después de Feria del Valle, “justificara lo injustificable”.

Miguel Villa también denunció las “amenazas” del PSOE a la oposición por fiscalizar su gestión de gobierno al suscribir las conclusiones de la investigación. “Pues las suscribimos, ¿nos va a llevar el PSOE al juzgado”, espetó Villa a los socialistas.

La portavoz de Ciudadanos, Purificación Joyera, reprochó a los socialistas que no hayan dado explicaciones sobre las contrataciones, tan sólo “aspavientos” y “ortopédica beligerancia”. El discurso de Pérez en este tema es, según Joyera, “inapropiado” y, del mismo modo que PP e IU, denunció las amenazas del PSOE con llevar a los tribunales a la oposición pretendiendo que “quienes investigan infracciones sean después culpables”.