Lea aquí la propuesta de creación de comisión de investigación sobre el proyecto subvencionado y no ejecutado de puesta en valor del alfar romano de Los Tejares presentada por Ciudadanos

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

A continuación reproducimos en su integridad la moción presentada por Ciudadanos y respaldada por toda la Corporación municipal lucentina para la creación de una comisión de investigación sobre el proyecto no ejecutado de puesta en valor subvencionado con 300.000 euros del alfar romano de Los Tejares y la desaparición de materiales comprados con ese dinero público para su supuesta ejecución.

 

PROPUESTA DE CIUDADANOS:

 

 

"Lucena, 26 de abril de 2018


PROPUESTA QUE PRESENTA EL GRUPO MUNICIPAL CIUDADANOS-PARTIDO DE LA CIUDADANÍA A LA COMISIÓN INFORMATIVA DE BIENESTAR SOCIAL DEL EXCMO. AYTO. DE LUCENA.  


Purificación Joyera Rodríguez,  portavoz y representante del grupo Municipal Ciudadanos –Partido de la Ciudadanía- Lucena, en nombre y representación del mismo, eleva a la Comisión de Bienestar Social, tras contar con el respaldo de la Comisión de Patrimonio Histórico, para su debate la siguiente


PROPUESTA:

⦁     ANTECEDENTES:

PRIMERO: En el mes de agosto de 2017, se publicó en prensa la noticia según la cual el Ayuntamiento de Lucena solicita a Fomento fondos para la restauración del Alfar Romano de Los Tejares valorada en 210.000 € con cargo a la convocatoria de subvenciones del programa 1,5% Cultural, de los cuales el 40% lo aportaría el propio Ayuntamiento. Según manifestó el Sr. Alcalde, este programa se presenta como “una buena opción de iniciar una nueva fase de actuaciones en Los Tejares encaminadas ya a la restauración y puesta en valor desde el punto de vista turístico del yacimiento arqueológico”. Se trata, de “un enclave de singular importancia histórica que ahora debemos prepararlo para las visitas del público en general al ser uno de los recursos turísticos de nuestra ciudad con mayor proyección”.
Ese lugar es el Alfar Romano de los Tejares, una factoría cerámica romana calificada como “el yacimiento romano industrial alfarero más importante de la Hispania romana altoimperial” en el que se han excavado 7 hornos.

Para el año 2003 ya se habían certificado los trabajos de reconstrucción de uno de los hornos y restauración de los otros seis. Esta obra se hizo con una subvención 89.304,39 € habiendo abonado previamente el Ayuntamiento parte de las facturas correspondientes.

SEGUNDO: En el año 2004 se redactó un proyecto denominado “Puesta en valor del Alfar Romano de los Tejares” Embellecimiento del entorno, iluminación, adecentamiento para la visita, señalización turística.”
Según este proyecto: “Al acceder al futuro Centro de Interpretación del yacimiento de los Tejares, el visitante va a ser invitado a un viaje imaginario”.

En el proyecto se contienen compromisos como “El museo moderno, debe ser un centro interactivo.”
“(…) además de concebir un espacio interactivo, hay que hacer del Centro de interpretación un organismo vivo hay que prever espacios que acojan exposiciones temporales especializadas…”

“Otro de los conceptos fundamentales del nuevo centro es que debe ser un organismo pedagógico.”

“El visitante, desde que entra, puede ya saber cuál es el tema de la exposición y de modo de empleo de las presentaciones museales”.

El proyecto describe este circuito desde la entrada al recinto, pasando por la entrada al edificio, y describe igualmente la existencia de 5 salas con distintas temáticas.
Estas salas estarían dotadas de iluminación, maquetas, paneles informativos, proyección audiovisual que reflejara las diferentes construcciones romanas, vitrinas, reproducciones de las piezas que se hacían en ese alfar y un largo etcétera, que el técnico que realiza el proyecto cuantificó en 206.033 €.

Este proyecto se presentó ante la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía que en noviembre de 2004, de esos 206.033 euros presupuestados por el técnico, aprueba una inversión de 123.204 € y concede al ayuntamiento una subvención por el 60% de esa cuantía, es decir 73.922,40 € teniendo que pagar el Ayuntamiento el resto hasta los 123.204 €.
El plazo para la ejecución del proyecto era de un año.

En el mes julio de 2005, la Sra. Concejal delegada de Turismo, solicitó a la consejería una prórroga de tres meses para la ejecución del proyecto alegando que el Ayuntamiento está ejecutando el proyecto pero las complejidades técnicas de operar en un yacimiento arqueológico impiden que su ejecución concluya en el plazo señalado.
 
Es decir, la concejal dice en 2005 que el proyecto se está llevando a cabo, pero que no van a terminar a tiempo y solicita 3 meses más, los mismos que la consejería le deniega motivando “que no se explicitan expresamente las razones específicas del retraso en la ejecución del proyecto y las complejidades técnicas a las que se refiere deberían haber sido tenidas en cuenta en el proyecto, debiendo finalizar la ejecución el 30 de octubre de 2005”.

Finalmente en noviembre y diciembre de 2005 se presentaron por el ayuntamiento facturas justificativas de la inversión, pero no por los 123.204 € que se aprobaron, sino por 108.493,39 €, lo que conllevó una reducción de la cuantía que subvencionaba la consejería a 65.096 €, y finalmente el 9 de diciembre de 2005 se certifica que resulta acreditado que la subvención ha sido aplicada a la finalidad para la que se concedió.

La justificación de la ejecución de este proyecto se realizó mediante la aportación de las facturas de compra de los materiales y ejecución de trabajos contratados, cuya realidad debería existir en el lugar consignado en el proyecto.

TERCERO: Este Grupo, a la vista de la documentación y tras constatar el pago de las facturas por la cuantía indicada así como la existencia de actas de recepción de los trabajos y materiales, solicitó por escrito al Sr. Alcalde que nos fijase día y hora para, acompañados por el técnico que él designara, fuésemos llevados a las distintas ubicaciones donde se encontrase dicho material.

El día 16 de abril, acompañados por el técnico D. Daniel Botella, se nos muestran las distintas dependencias municipales en las que se nos indica, se encuentran los materiales adquiridos.

En primer lugar visitamos el edificio de la Escuela Taller, donde se nos indicó que  las 1.782 piezas de material eléctrico para la instalación interior y línea individual del yacimiento que aparecen en las facturas nº F05/782, F05/783 y F05/784 utilizadas en la justificación se encuentran en unas cajas en una pequeña habitación. Al tratarse de una instalación eléctrica, preguntamos al técnico si debería existir un transformador, a lo que nos contestó que sí, pero que allí no estaba.
Esta circunstancia hay que ponerla en relación con el hecho de que existe una factura por el proyecto de acometida eléctrica (Fra. n 39/2005) para un centro de transformación e instalaciones interiores del alfar romano de los tejares por valor de 5.050 euros, que evidentemente no se ha hecho pero se ha pagado y está aportada a la justificación presentada ante la Consejería.

A continuación acudimos al Alfar Romano, donde planteamos la siguiente pregunta ¿Cómo se solicitó una subvención que fue invertida en un proyecto de instalación eléctrica y el acopio de unos materiales para dotar un museo, cuando no existía ni existe estructura en la que darle cobijo?

El técnico municipal nos explicó que realmente la puesta en valor subvencionada no se llegó a ejecutar debido a que la Escuela Taller tenía un proyecto para realizar el edificio que finalmente fue detenido por orden de Ángela, la arquitecta municipal. Pero, hay que atender al siguiente planteamiento: En 2004, cuando se solicitó la subvención para el proyecto de Puesta en Valor, debería estar en marcha el proyecto de la Escuela Taller para hacer la cubierta y con visos de ejecutarse, de ese modo, las dos actuaciones se harían simultáneamente, y dentro del plazo de ejecución del proyecto subvencionado, se terminaría el “edificio” por la Escuela Taller y con cargo a la subvención concedida para la “Puesta en Valor” se ejecutaría la instalación eléctrica contratada, y se dotaría el interior del espacio con los materiales adquiridos. Sin embargo, la explicación consiste en que ese proyecto de la Escuela Taller no se pudo hacer porque Ángela, la arquitecto municipal lo detuvo, alegando que haría falta un proyecto de un arquitecto y no podía continuar tal y como estaba planteado. Esta circunstancia no se puso en conocimiento de la Junta de Andalucía, para devolver el dinero adelantado hasta el momento, como se debería haber hecho, pero es más, Ángela, la arquitecto municipal, entró a realizar sus funciones para este Ayuntamiento, salvo error por esta parte,  en el año 2006, por lo que no pudo parar una obra en 2004/2005, fecha en la que ya estaba justificada la subvención.

El estado que presenta el Alfar Romano en la actualidad es peor que a la finalización de la restauración de los hornos, ya que la entrada de tierra y barro está deteriorando los trabajos realizados.

Según las facturas aportadas a la Justificación se adquirieron cinco vitrinas (Fra. nº 12) que fueron montadas en el Yacimiento (Fra. nº 62) por la empresa Riobe Art. S.L. habiéndose firmado acta de recepción por la factura del montaje a fecha 23 de diciembre de 2005, sin que en ningún momento esas vitrinas se hayan instalado en el Yacimiento, montándose, años más tarde en el Palacio de los Condes de Santa Ana. Es decir, se pagó  y se certificó tanto que se habían suministrado como que se habían instalado en el Alfar,  lugar donde nunca se han llegado a montar.

En relación al mismo emplazamiento, se nos explicó que los materiales correspondientes la factura nº 13 (15 planchas metálicas incluyendo planificación expositiva) por valor de 8.120 €, se sirvió en el propio yacimiento y fueron robados.

Tras la visita al Yacimiento nos dirigimos a la Nave de Patrimonio ubicada en el complejo “Los Santos” donde se nos muestran numerosas cajas repletas de reproducciones, así como maquetas, y demás materiales de los consignados en las facturas.   

A continuación nos trasladamos hasta la nave de Servicios Operativos, en la Viñuela donde se nos explica que los materiales objeto de las facturas nº 23 (Dotación museística del yacimiento “Los Tejares”: Panelería, diseño y producción de unas 15 unidades) con un importe de 12.020 € y la factura nº 11 (señalética, señales exteriores, 10 señales distributivas, 10 señales orientativas, 8 señales identificativas, 10 señales secundarias) con un valor de 9.015 euros, fueron servidas allí, fueron guardadas en palés y después desaparecieron.

CUARTO: Que en el estudio del expediente relativo al Alfar Romano, hemos tenido acceso a documentación según la cual se acredita la existencia del expediente Nº ITLEXP05 TU1401 2005/000082 en el que se dictó la Resolución de la Delegación Provincial de 19 octubre 2005 por la cual se habría concedido una subvención 206.744,94 € conforme a la ORDEN 10 DE MARZO DE 2005 de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, ayudas en materia de infraestructura turística constando igualmente que el 3 de mayo de 2006 se recibió en la junta un escrito en el cual el beneficiario solicitó prórroga debido a la complejidad técnica de la adecuación y ejecución que lleva aparejada la totalidad de las actuaciones incluidas en el proyecto y la importancia que este proyecto va a tener en la oferta turística de Lucena, denegándose el 8 de mayo de 2006 la prórroga para la justificación de la realización del proyecto, así como la ejecución de las acciones. Sin que, hasta la fecha, hayamos podido conseguir más información sobre la suerte de este expediente.  

QUINTO: Que, según listados de intervención, la inversión total de dinero público en el proyecto del Alfar Romano de los Tejares ronda los 300.000 €.

Por todo lo anterior concluimos:

⦁    Que no se han realizado los trabajos objeto de un proyecto de una subvención finalista y por tanto, debería haber sido devuelta.
⦁    Que se han certificado trabajos que no se han realizado.
⦁    Que no está clara la existencia de la totalidad del material adquirido.
⦁    Que han desaparecido materiales que se han abonado con fondos públicos sin que se haya llevado a cabo procedimiento alguno para su recuperación.
⦁    Que tras catorce años desde el inicio de este expediente, ningún responsable político se ha interesado por el estado del Alfar Romano de los Tejares ni por el estado de ejecución del proyecto “Puesta en Valor”.
⦁    Que se pretende seguir invirtiendo dinero público en este proyecto, sin saber cuánto se ha invertido, en qué fin y en qué estado se encuentra esa inversión.

ÚLTIMO: Que conforme al artículo 103 de la Constitución Española, la Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación, con sometimiento pleno a la ley y al Derecho, por lo que sobre la base de dicho precepto, y en aras de comprobar el cumplimiento de dichas obligaciones;


            SOLICITO:

Se acuerde la incoación de una Comisión Especial de Investigación compuesta por una representación de los partidos políticos que conforman el Pleno de la Corporación y Concejal no adscrito, que venga a clarificar:

⦁    Las inversiones totales a cargo del erario público, solicitadas, concedidas y/o destinadas al Alfar Romano de los Tejares desde su descubrimiento desde cualquier administración Pública.
⦁    Los trabajos efectivamente ejecutados en el Yacimiento.
⦁    La ubicación e inventario del total de los materiales que componen las facturas aportadas en la Justificación de la subvención para el proyecto “Puesta en Valor”.
⦁    Las circunstancias en las que desaparecieron los materiales objeto de las facturas detalladas en el cuerpo de este escrito.
⦁    Las gestiones tendentes a la recuperación de los materiales desaparecidos por robo o negligencia en la custodia de los mismos.
⦁    El contenido del proyecto existente en los archivos de la Delegación de Obras relativo a la construcción del museo o centro de interpretación del Alfar Romano de los Tejares.
⦁    Los hechos que determinaron la inviabilidad del proyecto de construcción de la Escuela Taller y su ubicación temporal.
⦁    Las consecuencias de llevar a cabo certificación de trabajos no realizados.
⦁    Cualquier otra circunstancia en la que los miembros de la Comisión hallen dudas u opacidad.  
⦁    Finalizada que sea la investigación proceder a la depuración de las responsabilidades oportunas, en su caso.



Purificación Joyera.
Portavoz de Ciudadanos Lucena".