Dalda desvela que en un almacén municipal hay arrumbados mobiliario urbano nuevo y elementos del patrimonio histórico-artístico y el gobierno del PSOE ordena que no se le permita volver a entrar allí

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

El concejal no adscrito Vicente Dalda ha desvelado esta mañana la existencia de materiales arrumbados en un almacén municipal del polígono industrial de la Viñuela, antes usado por Serviman, así como en un descampado contiguo a estas instalaciones.

Se trata, por un lado, de material completamente nuevo, básicamente mobiliario urbano almacenado en el lugar desde hace años sin que se le haya dado utilidad ninguna desde el Ayuntamiento, como bancos, y de otro también se ha encontrado en su visita a dicho almacén con material histórico-artístico y patrimonial de la ciudad, como un grupo escultórico en mármol guardado en una cajoneras de madera rotas, a una de cuyas figuras se le ha caído la cabeza, además de una barandilla y de un artesonado que pertenece a los fondos del Museo Arqueológico y Etnográfico de la ciudad procedente de un antiguo convento lucentino.

Dalda solicita que los elementos artísticos pasen a ser expuestos en el museo y que el material de mobiliario urbano sea inventariado y utilizado en aquellas calles y otros espacios públicos donde pueda ser ubicado.

La mencionada visita tuvo lugar la semana pasada. Este lunes volvió al almacén pero ya no pudo entrar, pues según le comunicó el personal a cargo de las instalaciones, el equipo de gobierno había dado instrucciones de que no se le permitiera la entrada a Dalda.

Tal prohibición indigna a Vicente Dalda, quien la califica “otra vuelta de tuerca” del alcalde Pérez para impedir o dificultar la labor fiscalizadora del equipo de gobierno que le corresponde como concejal de la oposición, y que se suma a su marginación del Consistorio privándole de medios materiales para ejercer esa labor o su reciente expulsión de una reunión de la Junta Rectora del Parque Infantil de Tráfico, ordenada por la concejala de Educación Encarnación Camacho, que se negó a que Dalda pudiera grabar el audio de la reunión según el edil solicitó previamente.

Estas acciones de Pérez y su gobierno municipal para torpedear el trabajo fiscalizador de Dalda contrastan, a su juicio, con el “talante” y la “participación” de los que presume el alcalde. En realidad, asegura Dalda, lo que Pérez busca no son ciudadanos, sino “súbditos y clientes” para engrosar su sistema clientelar para mantenerse en la Alcaldía. “¿Qué es lo que Pérez entiende por democracia?” se pregunta Dalda.

Tampoco es la primera vez, añade, que se le impide acceder a alguna dependencia municipal. Igualmente no se le contestan en el pleno las preguntas que presenta por escrito veinticuatro horas antes, respuesta que es preceptiva según la normativa. Además, Dalda denuncia que el PSOE se saltó una vez más esa normativa no convocándole a una sesión de la Comisión Informativa Municipal de Hacienda celebrada este lunes 9 de octubre.