La oposición en bloque obliga al PSOE a anular la entrega pública de las ayudas para material escolar para no humillar a las familias necesitadas que las reciben

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Esta mañana, la concejala de Educación, Encarnación Camacho, anunció que el Ayuntamiento de Lucena ha concedido 374 ayudas económicas a otros tantos  alumnos lucentinos de Primaria y Secundaria pertenecientes a familias necesitadas para que puedan comprar material escolar y deportivo para este nuevo curso académico que acaba de comenzar.

 Camacho anunció también que esas ayudas se entregarían a los destinatarios este viernes 29 de septiembre en un acto a celebrar en el Salón de Actos del Centro Municipal de Servicios Sociales.

 

Pero por la noche, en el pleno municipal de septiembre, el concejal no adscrito Vicente Dalda presentó por vía de urgencia una propuesta para que los grupos políticos de la Corporación insten al alcalde Juan Pérez a suspender dicho acto  de entrega de ayudas que en su opinión violenta la protección de datos amparada por la legislación y supone “una exhibición pública” y un “espectáculo público” al que las familias de escasos recursos se tienen que someter para poder recibir dichas ayudas subiéndose al tablado para recogerlas de mano del alcalde tantas veces como hijos tengan.

 

El portavoz de Izquierda Unida, Miguel Villa,  se sumó a la iniciativa de Dalda criticando que lo que es un derecho de las familias desfavorecidas a recibir ayudas públicas para atender la educación de sus hijos se convierta en una “exhibición pública” y un “acto caritativo”.

 

El alcalde Juan Pérez reconoció a renglón seguido que Dalda “tiene toda la razón” y que nada más lejos de la realidad que su intención sea “dañar la imagen y la sensibilidad de cualquier persona”.

 

El primer edil cedió la palabra a la concejala de Educación, quien indicó que este acto ya se celebró el año pasado no con la finalidad de que sirva como propaganda política sino únicamente la de notificar a las familias receptoras la ayuda que se les ha concedido. A esto le respondió Dalda diciéndole a Camacho que “su actitud me llena de vergüenza” negando que se trate de un acto de propaganda política cuando el que preside y notifica es el alcalde.

 

Ciudadanos y Partido Popular apoyaron igualmente la propuesta, así como el propio PSOE que se había quedado solo, quedando suprimido el acto de entrega de las ayudas que tendrán que notificarse de otra manera.