Ordenanzas Fiscales 2018: El Ayuntamiento de Lucena congelará sus tasas, impuestos y precios públicos, aprueba una nueva tasa para el abastecimiento de agua del río Genil para uso agrícola y reduce un 70% la tasa de luminosos en los comercios

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El pleno de la Corporación municipal del Ayuntamiento de Lucena ha aprobado en la sesión correspondiente al mes de septiembre las Ordenanzas Fiscales para el año 2018 con el mantenimiento de las tasas y precios públicos respecto al ejercicio 2017 como normal general, al menos, para los principales impuestos: tanto el IBI urbano y el IBI rústico como los impuestos de circulación de vehículos y la factura del agua que quedarán congelados para el año 2018.


Una de las novedades viene dada por la creación de una nueva bonificación en el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO), a la que se podrán acoger los promotores de obras en edificios destinados a actividades económicas donde la creación de nuevos puestos de empleo sea un objetivo a conseguir. Así, obtendrán una reducción del 20% del ICIO quienes se comprometan a crear y mantener entre 3 y 7 nuevos empleos durante, al menos los dos años siguientes a las obras, ampliándose la bonificación en un 2% por cada puesto de trabajo creado adicional, hasta un máximo de un 40% de reducción. Esta propuesta encontró el voto favorable por unanimidad de todos los grupos.

 

A propuesta del Consejo Económico y Social, el pleno también ha aprobado la bonificación en un 70% de la tasa por instalación de anuncios luminosos en las fachadas de los comercios y empresas que facturen menos de un millón de euros, aprobada también por unanimidad del plenario consistorial.

Otra novedad en las Ordenanzas Fiscales para el 2018 vendrá dada por la creación de la tasa por el servicio de abastecimiento de aguas del río Genil con fines agrarios, con la que se pretende evitar un vacío existente sobre el precio a pagar por los agricultores que hacen uso de este servicio para el riego de sus explotaciones agrícolas. Con la creación de esta tasa, los agricultores pasarán a pagar 50 céntimos de euro por cada mil litros extraídos con un coste que viene a cubrir el pago que el Ayuntamiento realiza, como titular de la explotación, a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. En este punto votaron a favor los grupos de PSOE, PP, Ciudadanos e IU, mientras que el edil Vicente Dalda votó en contra porque consideró que es una medida que perjudica a los agricultores lucentinos.

La delegada de Hacienda, Araceli Bergillos, ha contextualizado la propuesta de Ordenanzas Fiscales  dentro de “una política del equipo de gobierno favorable a la contención fiscal” entendiendo que “las cifras macroeconómicas no indican que la recuperación haya llegado aún a los bolsillos de muchas familias”. Con todo, “esta no subida generalizada nos debe llevar a ser responsables a la hora de plantear nuevas inversiones porque no aumentar los ingresos vía impuestos y asumir más gastos no son medidas compatibles”.