IU propone rebajar las primeras multas de tráfico un 80% y rechaza la pretensión del PSOE de subir el agua un 11% y eliminar las bonificaciones a las familias numerosas a las que el recibo se les incrementará hasta un 75%

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
El portavoz del grupo municipal de IU, Miguel Villa, y su compañero de filas Carlos Villa han presentado esta mañana su propuesta de actualizar la Ordenanza Reguladora de Tráfico de Vehículos para adaptarla a la nueva normativa vigente.

Cono consecuencia de esa adaptación, Izquierda Unida propone que, en determinados casos como aparcamiento indebido, las primeras multas que se impongan a los conductores en cada año sean rebajadas un 80%. En el ejemplo citado, la multa de 200 euros quedaría reducida a 40. La rebaja no se aplicaría a infracciones más graves, como llevar en el vehículo a un menor sin en cinturón de seguridad, explicitó Villa, quien no obstante indicó que será un estudio jurídico el que determine qué tipo de multas de tráfico podrían rebajarse y cuáles no.

Por otra parte, IU ha expresado su rechazo tajante a la propuesta del PSOE de aprobar para 2018 una subida generalizada del 11% del recibo de agua a todos los usuarios y en todos los tramos de consumo, además de suprimir por completo la reducción que se venía aplicando en los últimos años a las familias numerosas en el consumo de los 18 primeros metros cúbicos de agua. Esta cancelación supondría que a las familias numerosas se les incrementaría la factura del agua hasta en un 75%.

El gobierno municipal del PSOE, según explicó Miguel Villa, basa estas medidas en que según los cálculos realizados por la gerencia de la empresa municipal Aguas de Lucena, ésta sufrirá en 2017 unas pérdidas de 240.000 euros e idéntico déficit en 2018 a consecuencia de la sequía, puesto que Aguas de Lucena tiene que comprar más agua del pantana de Iznájar porque el suministro procedente del manantial de Zambra, que es gratuito para Lucena porque tiene sobre el mismo una concesión, ha caído por la escasez de lluvias hasta un 30% de su capacidad. Por lo general, el 60-70%% del agua consumida en Lucena procede de Zambra, y el 30-40% restante es de Iznájar.

IU se opone a que esas pérdidas económicas se enjuguen a costa de subir el recibo a todo el mundo y en especial a las familias numerosas, por lo que propone compensar el déficit no contabilizando este año en el presupuesto de Aguas de Lucena las “imputaciones amortizables”, por cuantía de 148.000 euros, que son, según precisó Miguel Villa, “amortizaciones técnicas de un gasto por el deterioro de los bienes del amortizado”, que es Aguas de Lucena.

Si no se efectúan esas imputaciones amortizables en una empresa privada (no se contabilizan gastos causados por el deterioro de los bienes e infraestructuras de los que es propietaria) aumentan los beneficios, que al repartirse entre los accionistas ocasionan una descapitalización de la firma. Pero ese no es caso de Aguas de Lucena, argumentó Villa, al tratarse de una empresa pública que no reparte beneficios.

Para equilibrar las cuentas de Aguas de Lucena ante el “agujero” proyectado de 240.00 euros, IU también dice que también puede eximirse al Ayuntamiento de pagar el canon concesional a Aguas de Lucena, cifrado en 181.094 euros al año.

Como tercera medida, de carácter ésta genuinamente político y no presupuestario, IU recuerda al PSOE su compromiso en el acuerdo de investidura de Juan Pérez como alcalde que rubricaron ambas formaciones hace más de dos años, en junio de 2015, de que el Ayuntamiento recupere la gestión del cobro de los impuestos municipales, en manos de Hacienda Local (antigua Eprinsa, dependiente de la Diputación Provincial de Córdoba), para que fuera asumida directamente por el Consistorio, lo que permitiría ahorrar anualmente 181.094 euros que percibe Hacienda Local por su labor recaudatoria en Lucena.

Miguel Villa aseguró que “gracias a que IU luchó por recuperar la gestión municipal” del ciclo integral del agua, desde 2013 no ha subido el recibo del agua, mientras que “el PSOE luchó por lo contrario”, porque la gestión hídrica en Lucena siguiese en manos de la empresa privada Aquagest. Los beneficios que desde hace cuatro años ha obtenido Aguas de Lucena, en lugar de ir a los bolsillos privados como ocurría antes, se han destinado a mejorar la red de abastecimiento y la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) pertenecientes a Aguas de Lucena, puntualizó Villa.