Varias calles privadas de los entornos de los multicines y de la Plaza Virgen del Rosario pasan a ser de titularidad municipal

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

Por mayoría de votos, aunque no por unanimidad, los vecinos de las calles del conjunto urbanístico situado en la confluencia de la Plaza Virgen del Rosario con Avenida de la Infancia, han aprobado ceder al Ayuntamiento la titularidad de sus hasta ahora calles privadas.


También cederán el uso público de la citada plaza. A cambio, el Ayuntamiento se ocupará del mantenimiento y limpieza de estas calles y de la plaza y prestará allí los mismos servicios que en el resto del viario lucentino.

Por otra parte, el propietario de dos naves aledañas a los multicines también ha cedido al Consistorio la titularidad de sus calles adyacentes, unos viales hasta ahora de su titularidad particular, y a cambio el Ayuntamiento asumirá el mantenimiento y  le permitirá construir en una parcela anexa de 501 metros cuadrados.
 El pleno ordinario de agosto dio su visto bueno a ambas cesiones, con el voto favorable de PSOE, PP, IU y Ciudadanos y el contrario del edil no adscrito Vicente Dalda, quien argumentó su voto negativo a la cesión del entorno de la Plaza Virgen del Rosario en que no ha sido aprobado por unanimidad de sus propietarios y en el de los multicines en que es una cesión ligada un permiso de edificación con todo el beneficio para el propietario y ningún beneficio público para el Ayuntamiento.


El concejal de Urbanismo, José Cantizani comentó que, en el caso de los multicines, en las calles que se ceden al Ayuntamiento se han producido accidentes que han causado problemas judiciales al dueño que ahora las cede. En contraprestación, el Ayuntamiento se obliga a tramitar a su cargo el instrumento de planeamiento necesario a fin de hacer edificable la totalidad de la parcela citada, reconociendo así al cedente el derecho a edificar en los 501 metros que tiene con una superficie edificable de 2017.78 metros cuadrados a través del instrumento correspondiente para su transformación, si fuere necesario.

El convenio establece además a que el Ayuntamiento se haga cargo de cuantos cargos, impuestos, tasas o tributos se deriven de la segregación de la superficie cedida. De igual modo, serán de cuenta y cargo del Consistorio cuantos gastos se derivaren de las obras de adecuación o, en su caso, urbanización de la superficie cedida, así como de su mantenimiento y conservación, asumiendo el Ayuntamiento cuanta responsabilidad pudiera derivarse del uso tanto de la superficie cedida como de la parcela lucrativa resultante de la cesión, como de la titularidad del objeto de la cesión. Este convenio sustituirá a cualquier otro acuerdo que hubiera existido antes entre la institución municipal y la propiedad.