Vicente Dalda denuncia un nuevo intento de PSOE y PP de amordazar su voz crítica quitándole el derecho de réplica en el turno de ruegos y preguntas en los plenos

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 
El concejal no adscrito Vicente Dalda ha criticado esta mañana la maniobra del PSOE respaldada por el PP de modificar la regulación de las intervenciones en el turno de ruegos y preguntas de las sesiones plenarias con el objeto político de acallar sus críticas a la gestión del equipo de gobierno y al sistema PSOE-PP imperante en la vida política nacional y municipal.

Con fecha 26 de julio, el alcalde Juan Pérez firmó una propuesta para modificar un reciente acuerdo aprobado por el pleno municipal el 25 de abril de 2017, con los votos a favor de PSOE, Ciudadanos, IU y Dalda y la abstención del PP, mediante el cual se estableció que el turno general de intervenciones de los grupos políticos municipales y concejales no adscritos en el punto de ruegos y preguntas será siguiendo el orden de mayor a menor número de votos alcanzados en las elecciones municipales celebradas en mayo de 2015, cerrando dicho turno el representante de los concejales no adscritos.

Además, las preguntas deberán presentarse preferentemente por escrito ante la Secretaría General, aunque podrán también hacerse oralmente en la misma sesión, pudiendo ser respondidas en la siguiente sesión plenaria. Cada concejal dispondrá de un total de cinco minutos, sin que ningún grupo político supere los diez minutos en conjunto. Asimismo, se podrán ceder los tiempos de intervención entre los concejales de cada grupo. Existirá un solo turno de réplica y respuesta de un minuto por cada pregunta y respuesta.

Estos cambios, propuestos entonces por el PP que se abstuvo finalmente porque no fueron tan amplios como pretendía,  obedecían según dijo Dalda en abril a una muestra más del bipartidismo que se niega a aceptar que ahora, a todos los niveles políticos incluido el local hay mayor pluralidad que antes. PSOE y PP comparten en el Ayuntamiento de Lucena idéntico modelo político, según Vicente Dalda: continuismo y poder basados en un sistema clientelar con una aparente participación y transparencia tuteladas por ambos partidos, pero “no se puede silenciar lo que no se va a callar”, añadió Dalda, quien afirmó que socialistas y populares no van a amordazar su voz crítica que, muy al contrario y aunque les moleste, “cada vez se está escuchando más”.

Aún así, Vicente Dalda votó en el pleno de abril a favor al considerar que si la pretensión del “PPSOE” es acallarle, las modificaciones en cuestión p“me benefician” porque si hablando en primer lugar en el turno de ruegos y preguntas, como venía haciendo Dalda, “se puede abrir fuego y marcar pauta”, interviniendo al final “podré resumir y sintetizar lo dicho anteriormente, resaltando lo que me interese y liderando la oposición”. “Me dan la ventaja de hablar el último”, señaló Vicente Dalda.

Pero ahora, en la nueva propuesta formulada por Pérez el 26 de julio, se argumenta que “siendo de aplicación y ejecución dicho acuerdo (del 25 de abril) y observando que pudieran proliferar determinados criterios de actuación que han de entenderse reiterativos y, por consiguiente, han de ser objeto de concreción con el fin de no dilatar innecesariamente las diferentes intervenciones y garantizar, de conformidad con el sentido del acuerdo ya citado, la proporcionalidad en el uso de los tiempos; procurando, asimismo, mayor agilidad en el funcionamiento y desarrollo de las sesiones plenarias, vengo en proponer al pleno que adopte acuerdo por el cual si un concejal formula ruegos o preguntas, en el mismo sentido o similar a las emitidas previamente por otro miembro de la Corporación municipal, no podrá ejercer para éstas turno alguno de réplica al respecto”.

Dicho planteamiento supone según Vicente Dalda “una vuelta de tuerca más”  para impedirle o dificultarle al máximo sus posibilidades de participación en el pleno, quitándole su derecho a réplica cuando, en su turno de intervención, además de las preguntas que haya presentado por escrito y otras que realice oralmente, también haga suyas preguntas o ruegos hechos antes por otros grupos matizándolos o ampliándolos.

Pese a esta nueva jugada del “PPSOE”, Dalda indicó esta mañana que persistirá en su labor de fiscalización del Ayuntamiento con más intensidad si cabe, y aprovechó para contestar a los rumores malintencionados que circulan sobre su pronta marcha a Madrid, contestando que por motivos familiares va a permanecer en Lucena en los próximos veinte años por lo menos.