Pérez se ve obligado a desconvocar las comisiones municipales al no haber convocado al concejal Dalda y recupera la “Maratona” con un coste de 12.000 euros en indemnizaciones a los concejales por una mañana de reuniones

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 
Este martes 1 de agosto estaba previsto que tuviera lugar una reunión de la Comisión Informativa Permanente de Hacienda y Desarrollo Local para tratar diversos asuntos, aunque el alcalde Juan Pérez ha tenido que desconvocarla para que sus acuerdos no resultasen nulos.

Esto sería así porque el concejal no adscrito Vicente Dalda no había sido convocado a dicha comisión como es preceptivo y reglamentario hacerlo, lo que daría lugar a la nulidad de las decisiones que se adoptaran. Dalda solicitó la retirada de todos los puntos del orden del día de la comisión, a la que acudió pese a no haber sido convocado “por la descoordinación del equipo de gobierno”, según este edil.

Aunque el alcalde y la concejal de Hacienda Araceli Bergillos se negaron a acceder a la petición de Dalda, finalmente tuvieron que hacerlo para no dar lugar a la nulidad de los acuerdos.

La reacción posterior de Pérez en el transcurso de la mañana ha sido la de desconvocar las restantes comisiones a las que tampoco había convocado a Dalda y volverlas a convocar en sesión urgente y extraordinaria,  recuperando de paso la práctica de la “maratona”, como la bautizó hace un par de años el sindicato USO:  la celebración de sesiones de órganos colegiados (comisiones municipales, órganos rectores, consejos de administración) una tras otra en una sola jornada, y en la que los concejales participantes pueden embolsarse hasta 1.000 euros individualmente en algunos casos en una sola mañana en concepto de indemnización por asistencia a tales reuniones.

En concreto, Pérez ha convocado para la mañana del miércoles 2 de agosto cinco reuniones, correspondientes una al Patronato Deportivo Municipal (PDM) y las otras cuatro a las comisiones informativas de Hacienda y Desarrollo Económico; Urbanismo; Bienestar Social; e Infraestructuras, Obras y Servicios, que en conjunto supondrán un coste de 12.000 euros para las arcas municipales para retribuir a los ediles que las integran.