Dalda sospecha que PSOE y PP han pactado reducir el tiempo dedicado a preguntas en los plenos para acallarle y que Huertas muestra así “falta de inteligencia” para ser líder de la oposición porque opta por ser “compadre” de los socialistas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 14
MaloBueno 
El concejal no adscrito Vicente Dalda ha criticado esta mañana la propuesta de cambios en el funcionamiento de los plenos del Ayuntamiento de Lucena presentada por el alcalde Juan Pérez, atendiendo a lo reclamado por el Partido Popular referente al punto de ruegos y preguntas.

Según la propuesta, cada concejal de la oposición dispondrá de un máximo de tres minutos para formular ruegos y preguntas en las sesiones plenarias, con un máximo de ocho minutos por grupo municipal. Además, en este punto concreto, no en los restantes del orden del día, el PP como formación con mayor número de votos en la oposición intervendrá en primer lugar, seguido de Ciudadanos, Izquierda Unida y el edil Vicente Dalda.

Hasta la fecha, tanto en la actual Corporación como en anteriores, no existía una limitación temporal para que la oposición realizara sus ruegos y preguntas, interviniendo los grupos políticos opositores de menor número de concejales al de mayor.

Según explicó Dalda, ateniéndose a la literalidad de la propuesta de Pérez, a él le corresponderían como concejal no adscrito tres minutos, a Ciudadanos e Izquierda Unida seis minutos respectivamente, y al PP, con siete concejales, ocho minutos.

Por cada pregunta o ruego se dispondrá de un minuto para exponerlo por parte de la oposición. Si responde, el equipo de gobierno dispondrá de tiempo ilimitado para contestar. Entonces los concejales que hayan hecho el ruego o pregunta tendrán como máximo treinta segundos de réplica, y el PSOE un minuto de contrarréplica.

Estos cambios obedecen en opinión de Dalda a una muestra más del bipartidismo que se niega a aceptar que ahora, a todos los niveles políticos incluido el local hay mayor pluralidad que antes. PSOE y PP comparten en el Ayuntamiento de Lucena idéntico modelo político, según Vicente Dalda: continuismo y poder basados en un sistema clientelar con una aparente participación y transparencia tuteladas por ambos partidos, pero “no se puede silenciar lo que no se va a callar”, añadió Dalda, quien afirmó que socialistas y populares no van a amordazar su voz crítica que, muy al contrario y aunque les moleste, “cada vez se está escuchando más”. Un sistema clientelar, agregó Dalda, basado en la discrecionalidad con la que el Consistorio otorga subvenciones, en lugar de apostar por la libre concurrencia y la libertad de la sociedad civil vía concurso público para obtener fondos municipales con las que llevar a cabo sus iniciativas.

La propuesta del primer edil supone en la práctica constreñir la labor política de la oposición que tiene en los ruegos y preguntas una herramienta con la que fiscalizar al gobierno municipal y poner sobre la mesa alternativas, y que contaría con la complicidad del propio PP que también se ve perjudicado por esta reducción de tiempos a cambio de tener el primer turno de palabra. Si bien a Dalda no le consta explícitamente que exista ese pacto, la sospecha está ahí. De ser cierto el acuerdo bajo cuerda de PP y PSOE, el “líder de la oposición” Francisco Huertas estaría demostrando “falta de inteligencia y falta de voluntad” para liderar la oposición, indicó Dalda, ya que Huertas opta por ejercer de “compadre del PSOE”.

No obstante, si la pretensión del “PPSOE” es acallarle, Dalda dice que las modificaciones en cuestión presentadas por Pérez “me benefician” porque si hablando en primer lugar en el turno de ruegos y preguntas, como viene haciendo Dalda, “se puede abrir fuego y marcar pauta”, interviendo al final como propone el alcalde “podré resumir y sintetizar lo dicho anteriormente, resaltando lo que me interese y liderando la oposición”. “Me dan la ventaja de hablar el último”, señaló Vicente Dalda.