Dalda pregunta a Villa si está dispuesto a presentar una moción de censura para hacer alcalde a Huertas, “que representa a la cúpula del PP cordobés que lo puso a dedo”

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 10
MaloBueno 
El concejal no adscrito Vicente Dalda se ha pronunciado esta mañana sobre la acusación que le ha dirigido el portavoz municipal del PP Francisco Huertas de que Dalda “no representa” a ningún lucentino tras abandonar el partido político donde militaba y de que las largas intervenciones en pleno de este concejal no dejan tiempo para que otros grupos políticos formulen ruegos y preguntas al equipo de gobierno.

Al respecto, Vicente Dalda aseguró que legal y formalmente representa a votantes de Lucena y que abandonó su partido político Andalucía Entre Todos cuando pretendieron que él destinara el dinero de la subvención mensual que recibía del Consistorio como grupo municipal a financiar gastos de la formación que nada tenían que ver con la labor política institucional que el grupo debe desempeñar. Por otro lado, Dalda también defendió el uso de parte de ese dinero en el pago de asesoramiento jurídico en pleitear contra su antiguo partido porque dicha subvención a los grupos municipales se puede utilizar en costear asesoramiento jurídico o económico para asuntos relacionados con el pleno, como lo fue la disolución del grupo municipal por la marcha de Dalda, uso “ético y ajustado a Derecho” según reconoció el alcalde Juan Pérez, para lo que tuvo que recurrir a abogados foráneos por no encontrar en Lucena letrados especializados en partidos políticos y ayuntamiento, encontrando sólo dos fuera de Lucena, uno de Murcia y otro de Sevilla a quien finalmente confío su asesoramiento jurídico, precisó Vicente Dalda.

Dalda se preguntó que a quién representa Huertas y cree que únicamente representa “a la cúpula del PP cordobés que lo puso a dedo” como candidato a la Alcaldía de Lucena en lugar de permitir que fuera elegido democráticamente por los militantes del Partido Popular lucentino, apuntó.

Y sobre los tiempos de los turnos de palabra en el pleno, Dalda señaló que desde hace tiempo la norma es que cada grupo cuente con cuatro minutos por asunto y el alcalde controla esos tiempos. La situación política del Ayuntamiento es diferente a la de anteriores Corporaciones, cuando el PSOE tenía mayoría absoluta o gobernaba en coalición con IU y los puntos iban a pleno “pactados y más trillados”. Ahora hay cinco actores políticos y hay más juego en el plenario, explicó Dalda, que considera que con 350 euros que cobra cada concejal por asistencia a pleno “estamos más que pagados para quejarnos” como hace el PP de que las sesiones plenarias duren cinco horas. La solución podría estar en adelantar el comienzo de los plenos una hora (de las 19:00 horas a las 18:00) o celebrar dos plenos al mes, comentó Dalda.

El edil criticó también que el PP haya aprobado los dos últimos presupuestos municipales del PSOE porque ambos partidos “van de la mano y al mismo paso en todas las cosas”, a lo que se ha sumado igualmente Izquierda Unida, pero que “yo no voy al paso marcado por PSOE y PP”.

En cuanto a la posibilidad anunciada la semana pasada por el portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, Miguel Villa, de presentar una moción de censura contra el PSOE por la incompetencia de varios concejales socialistas en el ejercicio de sus responsabilidades y por el incumplimiento del decálogo de medidas que Partido Socialista e IU pactaron en junio de 2015 para que Izquierda Unida votara a favor de la investidura de Juan Pérez como alcalde, Dalda confesó que “me hizo gracia la propuesta” y recordó qué es lo que la normativa vigente establece respecto a las mociones de censura.

Así, una moción de censura sólo puede presentarse cuando haya una mayoría de concejales dispuestos a cambiar al alcalde y al equipo de gobierno, que tendrían que ser once ediles en el caso del Consistorio lucentino, presentando un candidato alternativo a la Alcaldía y un programa de gobierno. La moción de censura con la que Villa amenazó a Pérez sólo podría tener como posible nuevo alcalde al portavoz del PP Francisco Huertas, “el líder de la oposición” según Dalda.  “¿Está Villa dispuesto a hacer alcalde a Huertas?” inquirió Dalda lanzando la pregunta a Miguel Villa.

En cuanto a otras iniciativas barajadas por IU de presentar una moción de confianza o una moción de reprobación, Vicente Dalda aclaró que una moción de confianza sólo puede presentarla el alcalde ejerciente, Juan Pérez, y que la moción de reprobación no existe como tal en la normativa, siendo sólo un mero tirón de orejas que la oposición puede dar en el pleno al gobierno municipal.