El Ayuntamiento de Lucena obtuvo 790.000 euros de superávit en el presupuesto de 2016 y la oposición critica que ese dinero no se destinase a servicios sociales o a inversiones

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
En la sesión plenaria ordinaria correspondiente a marzo celebrada este martes 28 por la Corporación municipal lucentina se ha dado cuenta de la liquidación del presupuesto municipal de 2016, que se ha saldado con un superávit de 790.000 euros.

Concretamente, la concejala de Hacienda, Araceli Bergillos, informó de que el Ayuntamiento de Lucena cerró el presupuesto municipal de 2016 con un superávit de 792.058 euros con lo que “estamos en condiciones de confirmar que el Consistorio cumple con los objetivos de estabilidad financiera”.

La responsable municipal del Área de Hacienda añadió que el ejercicio presupuestario del año pasado se cerró con un remanente positivo de Tesorería de 160.000 euros, un dato que Bergillos ha calificado como “importante” por la “estabilidad y autonomía que nos aporta según lo que establece la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que además establece como destino de este remanente la amortización de deuda”.

En cuanto a los motivos que explican el superávit económico en el cierre del ejercicio 2016, la concejal lucentina ha citado el plan de ahorro municipal como “un instrumento eficaz que nos ayuda a reducir el gasto corriente año tras año en beneficio de los servicios que este ayuntamiento ofrece a la ciudadanía de Lucena”.

Con respecto al cumplimiento de las previsiones iniciales, el Ayuntamiento de Lucena cerró el capítulo de ingresos y gastos con un nivel de ejecución del 92% con “una variación que revela una altísima ejecución de lo presupuestado, asegurando la prestación de los servicios públicos competencia del Consistorio”.

Evolución de la deuda municipal


Araceli Bergillos ha comentado al cierre del Presupuesto del año anterior que el Ayuntamiento de Lucena mantenía una deuda a largo plazo de 15.033.000 euros, lo que sitúa el nivel de endeudamiento municipal en el 38%, “lejos del límite del 110% que fija la ley para los ayuntamientos”.

En su valoración del estado económico del Consistorio, la edil también ha dado a conocer que la cantidad que se le debe al ayuntamiento se eleva a 13,9 millones de euros, correspondientes “a pagos pendientes de otras administraciones y a deudas de ciudadanos en la demora de los impuestos y tasas municipales que se arrastran desde 1991”. Como ejemplos, el informe referencia pagos pendientes relativos al IBI por encima de los 4 millones de euros y una deuda pendiente de Suvilusa de más de 2 millones de euros. En este punto, Bergillos ha comentado que “aunque todavía se debe una gran cantidad al Ayuntamiento, la verdad es que esta cifra se ha reducido durante el último año en más de cuatro millones de euros, de modo que el ejercicio 2016 también fue positivo en este sentido al conseguir muchos ciudadanos y administraciones reducir la deuda que mantenían con este ayuntamiento”.

Por su parte, desde la oposición Izquierda Unida, por medio de su portavoz municipal Miguel Villa, lamentó que ese ahorro de casi 800.000 euros no se haya producido en beneficio de los ciudadanos, destinando dicha cantidad a atender necesidades sociales.

Desde el Partido Popular, el concejal Julián Ranchal coincidió con la opinión de Villa, citando además que la Junta de Andalucía adeuda al Ayuntamiento lucentino 500.000 euros que de haberse cobrado el Consistorio habría podido destinarlos, al igual que los 790.000 euros de superávit, al área de Servicios Sociales o a inversiones, apartado éste último donde el equipo de gobierno del PSOE sólo ha ejecutado el 39% del presupuesto asignado.