El pleno prorroga por tercera vez el contrato del servicio de ayuda a domicilio a Clece con las dudas de Ciudadanos y el rechazo de IU que lo considera un “fraude de ley”

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
El plenario de la Corporación municipal de Lucena aprobó este martes prorrogar, por tercera vez y de manera indefinida, el contrato vigente del servicio de ayuda a domicilio a la anterior empresa concesionaria Clece mientras se resuelven los problemas que han surgido con la nueva firma responsable del mismo, Ineprodes, ganadora del concurso de licitación para los próximos cuatro años.

Esos problemas y las dudas formuladas por el PP acerca de la solvencia de la nueva adjudicataria Ineprodes han conllevado la paralización temporal de la adjudicación definitiva y por consiguiente la necesidad de prorrogar otra vez el contrato con Clece, firmado en 2012 por dos años prorrogables por otros dos en 2014 y más otros seis meses en una segunda prórroga según la posibilidad así establecida en el contrato.

Pero darle una tercera prórroga a esta concesionaria “es un fraude de ley”, a juicio de Izquierda Unida, cuyo portavoz municipal Miguel Villa se opuso a ello. No ha lugar a más prórrogas porque no existe sostén ni amparo legal para hacerlo, indicó Villa, quien discrepó del informe del secretario municipal que certifica la legalidad de la nueva prórroga. Según dijo el concejal de IU, en ese informe “no se cita ni un solo artículo” de la normativa vigente para justificar la prórroga. Muy al contrario, lo que sí se citan son “normativas derogadas” para intentar dar cobertura a otra prórroga más que será además sine die. El informe recurre como argucia a una “técnica interpretativa” por analogía con otros casos para justificar prorrogar el contrato ya expirado de Clece ante la “negligencia e incapacidad” del equipo de gobierno en la licitación del nuevo contrato adjudicado todavía no definitivamente a Ineprodes, apuntó Miguel Villa.

Villa negó que la culpa de lo ocurrido sea “colectiva” de los 21 concejales de la Corporación que el año pasado aprobaron unánimemente el pliego de condiciones de la licitación lograda por Ineprodes, como argumentó el concejal no adscrito Vicente Dalda.

En Ciudadanos, la portavoz municipal Purificación Joyera comentó que su grupo alberga “alguna duda” sobre la legalidad de la prórroga aunque el informe del secretario municipal la avala y es obligación de la Administración pública garantizar la continuidad de los servicios, en este caso a los 400 usuarios que reciben el servicio de ayuda domiciliaria y a los 173 trabajadores que lo prestan, por lo que la formación naranja anunció su abstención en este punto.

El Partido Popular en cambio sí votó a favor, si bien su edil Rosario Valverde matizó que los populares no comparten la calificación del contrato realizada en su informe por el secretario municipal, que es de “contrato de prestación de servicios”. Para el PP, se trata no de esto sino de un “contrato de servicios”, lo que permitiría argumentar mejor la prórroga objeto de polémica.

Desde el equipo de gobierno del PSOE, la concejal de Servicios Sociales, Teresa Alonso, justificó que se hiciera la segunda prórroga de seis meses para tramitar la nueva adjudicación, pero que ante los problemas que hay que subsanar en la misma, es necesario prorrogar mientras tanto por tercera vez el contrato a la anterior concesionaria para que no se paralice la prestación del servicio de ayuda a domicilio. La mencionada tercera prórroga resultó aprobada por PSOE, PP y Vicente Dalda, Ciudadanos se abstuvo e IU votó en contra.