Pérez propone cambiar los plenos del último martes de mes al jueves para evitar que la oposición vuelva a obligarle a retirar puntos por no haberle facilitado a tiempo la documentación

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

El fuerte varapalo que la oposición unida propinó en el pleno del pasado martes al equipo de gobierno del PSOE, y en especial a la concejal de Hacienda, Araceli Bergillos, y al alcalde Juan Pérez, ha empezado a surtir efecto.


“Irresponsabilidad”, “ineficacia”, “desgestión”, “mala gestión” fueron algunos de los calificativos y expresiones que PP, Ciudadanos e Izquierda Unida lanzaron como dardos a los socialistas, en protesta por no haber dispuesto estos tres grupos municipales, en tiempo y forma tal y como determina el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales, más conocido en el ámbito municipal como ROF, de todos los expedientes y documentación relativos a doce de los veinticuatro puntos que configuraban el orden del día de la sesión plenaria de febrero celebrada el día 21.

Tal y como informó este periódico, Partido Popular, IU y Ciudadanos, más el concejal Vicente Dalda, forzaron al gobierno municipal a retirar los doce puntos cuya tramitación consideraron “ilegal” por parte del PSOE.

Ahora, el alcalde Pérez, a través de Bergillos,  ha remitido a los grupos municipales una propuesta para cambiar la fecha de celebración de los plenos ordinarios, fijada al comienzo del presente mandato corporativo en los últimos martes de mes –siempre que no sean festivos- a partir de las 19:00 horas, para trasladarla al último jueves de mes. El último martes de mes ha sido desde hace varias Corporaciones el día habitual de las ses¡ones plenarias de carácter ordinario en el Ayuntamiento de Lucena.

La semana anterior a la celebración de pleno tienen lugar distintas comisiones informativas municipales preparatorias del mismo. El miércoles de esa semana anterior se cierra la tanda de reuniones con la Comisión de Urbanismo. Al día siguiente, jueves, la Junta de Portavoces de los grupos municipales establece el orden del día del pleno y ese mismo jueves, el alcalde lo convoca para el martes posterior con un margen de dos hábiles hasta su celebración (viernes y lunes siguiente). Pero desde el mismo jueves de la convocatoria deben estar disponibles para los concejales de la oposición todos los expedientes administrativos relacionados con los asuntos del pleno.

Sin embargo, en el pleno de febrero no ocurrió así, motivando la protesta enérgica de los grupos opositores que lograron la citada retirada de la mitad de los puntos.

Probablemente, si los plenos son en jueves en lugar de martes, y manteniéndose las comisiones municipales la semana previa, el gobierno municipal gana tiempo para que la documentación que tiene que entregar a la oposición esté lista, pues puede para ello agotar toda la semana previa y que la convocatoria del pleno, con los dos días hábiles de margen (martes y miércoles), la formule el alcalde el lunes, fecha en la cual los demás grupos deben poder acceder, vía papel o vía electrónica, a la referida documentación.

 

No obstante, la propuesta del primer edil, en lo que respecta a los meses de julio, agosto y diciembre de 2017, contempla adelantar los plenos del último al penúltimo jueves.

 

Usuarios conectados

Tenemos 1332 invitados conectado