La Corte Aracelitana recibirá 8.400 euros de subvención municipal pero no tendrá que justificar en qué la gasta porque “sería un gesto feo”

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Con la abstención de IU y el voto favorable del resto de la Corporación lucentina, el pleno municipal de febrero designó a la Aracelitana Mayor y su Corte de Honor de 2017.

La joven Araceli Dorado Muñoz será la Aracelitana Mayor, acompañada de las damas Carmen María Almagro Bueno, María Araceli Arévalo García, María del Carmen Campaña Cabezas, Marina Delgado Reyes, Rosa María Osuna Cuenca y Araceli Roldán Valverde. Cada una de estas siete integrantes recibirá una asignación municipal de 1.200 euros, 8.400 euros en total, como apoyo a los gastos que les conllevará asumir esta función en las Fiestas Aracelitanas.

Salvo Izquierda Unida, cuyo portavoz Miguel Villa recordó la tradicional abstención “desde hace treinta años” de su grupo en el nombramiento de la Corte Aracelitana, tanto PSOE como PP, Ciudadanos y el concejal Vicente Dalda votaron a favor de su designación y de la asignación que percibirán, si bien luego hubo discrepancias en si las siete damas deben o no justificar con facturas los gastos que realicen con cargo a los 1.200 euros que les dará el Ayuntamiento a cada una.

La portavoz de Ciudadanos, Purificación Joyera, propuso que la Aracelitana Mayor y sus damas, en el plazo de seis meses siguientes a las Fiestas Aracelitanas, acrediten documentalmente por medio de facturas en qué han empleado el dinero público municipal que recibirán, no por desconfianza hacia ellas, sino por coherencia, dijo Joyera, pues todas las asociaciones y colectivos que tienen subvención del Ayuntamiento, incluida Cáritas, tienen que justificar posteriormente su gasto.
El edil Vicente Dalda apoyó esta proposición, resaltando críticamente que el Ayuntamiento exige justificación de gastos a todos los que reciben subvención consistorial “salvo a los grupos municipales”.
La concejal de Fiestas, María del Mar Morales, desaprobó lo propuesto por Ciudadanos porque, adujo, “sería un gesto feo” reclamar a las damas aracelitanas que presenten facturas de sus gastos, que siempre son superiores a la ayuda económica que les otorga el Consistorio,  replicándole Purificación Joyera que, tratándose de dinero público, no hay “ni gesto bonito ni gesto feo”, afirmación ante la que Morales pareció modular su resistencia inicial diciendo que “si la ley lo marca”, justifiquen el gasto pero el Ayuntamiento debe concretar exactamente qué tipo de gastos serían objeto de justificación.

El PP se opuso a que la Corte Aracelitana justifique la utilización del dinero porque eso se exige cuando hay convenios entre el Ayuntamiento y otras entidades, y en el caso de las damas aracelitanas lo que se les da es una mera gratificación, argumento que le rebatió la edil de Ciudadanos especificando que no se les da una gratificación, sino una “asignación”.

La propuesta de Ciudadanos logró el apoyo de Dalda y la abstención de IU, quedando rechazada por los mayoritarios PSOE y PP.