El PP detecta nuevas presuntas irregularidades en la contratación de la técnica municipal de Turismo y Bergillos se compromete a mirar el caso y “dar la debida respuesta”

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

El Partido Popular ha pedido al alcalde Bergillos explicaciones por las nuevas presuntas irregularidades que ha detectado tras investigar el expediente de contratación de la técnica municipal de Turismo.

Cabe recordar que el pasado mes de diciembre el Partido Popular de Lucena comunicó que había descubierto en su investigación (tras las denuncias de presunto enchufismo formuladas por algunos opositores en el concurso-oposición para la plaza de técnico municipal de Turismo, caso por el que están imputadas la exconcejala socialista María José Lara y quien obtuvo la plaza tras ese proceso selectivo, Emilia Gálvez) que la vinculación laboral de Gálvez con el Ayuntamiento era según los populares “un tanto irregular”, ya que Gálvez fue contratada por primera vez por el Consistorio en octubre de 2002,  de forma directa, sin proceso selectivo,  ni concurso público ni petición  de candidatos al SAE (Servicio Andaluz de Empleo), mediante un contrato firmado por el alcalde Bergillos.

En el informe que Morillo-Velarde recibió el año pasado, relativo al expediente de contratación de Emilia Gálvez y redactado por el departamento de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Lucena, se dice que “no consta documento alguno que explique el proceso selectivo” seguido para contratar a Gálvez, quien por otra parte se había registrado en el desempleo tan sólo unos días antes de ser contratada por el Ayuntamiento, según puso de manifiesto Morillo-Velarde en diciembre, el cual ya entonces pidió explicaciones a Bergillos.


En el pleno de enero,  el edil del PP reiteró al alcalde su petición de explicaciones. Bergillos le respondió que, según el informe elaborado por los servicios municipales, “no constaba” rastro alguno de ningún proceso selectivo por el que hubiera sido contratada Gálvez en octubre de 2002, pero eso, según Bergillos, no significaba que dicho proceso no se hubiera realizado. El alcalde atribuyó la falta de documentación a una pérdida involuntaria ocasionada por alguna razón.

Pero Morillo-Velarde prosiguió su investigación y solicitó todo el expediente laboral de Gálvez en el Consistorio y, según dijo este martes 24 en el pleno de febrero, “con total estupefacción” los populares han detectado nuevas anomalías.

Y es que, según consta en la documentación que se les ha entregado, el citado contrato de Emilia Gálvez de octubre de 2002 finalizó el 31 de diciembre de ese año, y a principios de enero de 2003 se le firmó un nuevo contrato de 6 meses del que tampoco consta que hubiera existido proceso selectivo previo, ni concurso público ni petición de candidatos al SAE. Tras este contrato, Gálvez continuó trabajando en el Ayuntamiento mediante distintos contratos de periodicidad anual hasta que tuvo lugar el polémico concurso-oposición en octubre de 2007, sin que de ninguno de ellos haya constancia alguna de proceso de selección.

Morillo-Velarde indicó a Bergillos que puede entender que se pierda o traspapele algún documento, pero no que desaparezca toda la documentación de cinco años sobre los procesos selectivos que se debían haber realizado para contratar a esta trabajadora. Según Morillo-Velarde “pedimos explicaciones” de “porqué no aparecen los procesos de selección”.

El alcalde Bergillos respondió que “yo miraré el caso y le daré la debida respuesta” y repitió que “si no consta, no se puede afirmar que no existe”. El primer edil añadió que “pediré a la persona de Recursos Humanos” información al respecto.

 

 

Usuarios conectados

Tenemos 2140 invitados conectado