El Plan Municipal de Tráfico apuesta por la peatonalización y afectará a una treintena de calles y plazas de Lucena

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

El Consistorio ha presentado hoy el Plan Municipal de Tráfico, elaborado por la Jefatura de la Policía Local,  cuyos objetivos primordiales son incrementar el número de calles peatonales en el casco histórico, la modificación de las zonas azules y la racionalización del tráfico en Lucena, medidas que se aplicarán en más de treinta calles y plazas. Los ciudadanos dispondrán de 60 días para presentar sugerencias y alegaciones.

Las actuaciones previstas tienden a la homogeneización de la zona céntrica de la ciudad otorgando el mismo tratamiento a todas las vías de una misma tipología en función de si están definidas como de tipología A (peatonales y con acceso sólo a cocheras), de tipología B (de plataforma única y la coexistencia al mismo  rasante de tráfico de vehículos y peatonal), de tipología C (vías con calzada y acera diferenciada donde se permite el tráfico de vehículos pero no el estacionamiento) o tipología D (vías con calzada y acera diferenciada donde se permite el aparcamiento y tráfico de vehículos).

La culminación del plan supondrá la pérdida de un total de 257 plazas de aparcamiento en superficie en la zona, según la estimación realizada, pérdida que se paliará con la puesta en funcionamiento de las más de 400 plazas de las que consta el aparcamiento subterráneo que se construye en la Plaza Nueva, así como con la creación de nuevos aparcamientos, como el proyectado en Huerta del Carmen.

Las zonas de carga y descarga, que se ven disminuidas en 56 plazas quedarán 315 plazas frente a las 371 actuales), estarán limitadas a horario de 8.00 a 12.00 horas, a excepción de las ubicadas en las calles Molino, El Peso, San Francisco y Ronda San Francisco, donde también se contemplan en horario de 17.00 a 20.00 horas.

Igualmente se reducirán las plazas destinadas a zona azul, que pasarán de las 162 actuales a 135. Sí se amplían las plazas destinadas a minusválidos, que pasarán de 14 a 22, así como los metros para aparcamiento de taxis.

El plan también propone la instalación de aparcamientos para bicicletas y motos de nueva creación, que se ubicarán en la Plaza de Bécquer y Los Maristas en el primer caso y en El Coso y calle Canalejas en el segundo caso.


El plan supondrá la intervención en más de una treintena de calles y plazas. En la calle Canalejas se modificará el sentido del tráfico para facilitar la fluidez del tráfico procedente del parking de Plaza Nueva hacia la calle Las Torres y la ubicación de un hito retráctil en la confluencia con Las Torres para su conversión de tipología B a tipología A en determinados momentos.

En la calle Juan Valera se eliminarán los estacionamientos de carga y descarga, quedando la vía en una única plataforma y se instalará una mediana de separación para diferenciar los dos sentidos de circulación.

 En la calle Las Torres está prevista la eliminación de la parada de taxis, que se trasladará al Paseo del Coso, y la creación de una vía de plataforma única. En esta vía se ubicará una zona de carga y descarga y una parada de autobús urbano.

 La calle San Pedro (entre Molino y Pedro Angulo) se transformará en una vía de plataforma única eliminando los aparcamientos actuales y ubicando una zona de carga y descarga en la zona próxima a calle Jaime.

Las calles Condesa Carmen Pizarro y Lázaro Martín se transformarán en vías de tipología A, peatonales, eliminando el tráfico debido a sus reducidas dimensiones y su cercanía al casco histórico, así como la calle Barahona de Soto.

En el Paseo del Coso se plantea el mantenimiento de las actuales paradas de autobús junto a Telefónica y Videoluc. Junto a esta última se ubicará una zona de cuatro plazas de estacionamientos reservados para minusválidos y, frente a ésta, la ubicación de un estacionamiento para motocicletas de 20 metros.

La reserva particular de minusválido existente frente al Castillo del Moral se reubicará a la altura de la calle Condesa Carmen Pizarro y junto a una plaza para vehículos policiales, quedando anuladas las existentes en la Plaza de Bécquer para la Administración de Hacienda.

También se actuará sobre el acerado del lateral del Castillo, ampliando sus dimensiones y colocando una pequeña valla y maceteros en su contorno para evitar aparcamientos sobre el acerado. También se impedirá el estacionamiento junto al Castillo del Moral. En la actual zona de aparcamiento en batería en este lateral se ubicará una parada de taxis con estacionamientos en línea que permita la instalación de un acerado.

La calle El Peso se transformará en peatonal en el tramo que une Las Torres y El Agua, dado que se trata de uno de los enclaves comerciales principales de la zona, permitiendo únicamente el tráfico de vehículos comerciales en determinados horarios.

La calle Ballesteros se transformará en una vía de plataforma única, manteniéndose el tráfico como principal arteria de entrada al caso histórico desde la zona este de la ciudad.

Las plazas de Gustavo Adolfo Bécquer, Alta y Baja y calle Las Tiendas constituyen otro importante punto de intervención. El plan propone la eliminación de los estacionamientos en ambas plazas, quedando en la Plaza de Bécquer estacionamientos para bicicletas y en la Plaza Alta y Baja dos estacionamientos para personas de movilidad reducida y una zona de estacionamientos para carga y descarga utilizable sólo en horario de mañana en días laborables.

La Plaza Alta y Baja, en el tramo que une El Coso con el Mercado de Abastos se transformará en vía de plataforma única que permitirá el tráfico en ambos sentidos para el acceso y la salida al parking ubicado en el subterráneo del Mercado. El tramo entre el Mercado y la calle Las Tiendas quedará peatonal, así como la propia calle Las Tiendas.

La calle San Francisco, entre la Plaza de Aguilar y el Llanete de San Francisco, quedará igualmente como vía de plataforma única.

La calle Arriera se transformará en una vía de tipología B que podría convertirse en momentos puntuales (fiestas, procesiones, etc.) en vía de tipología A a través de la colocación de un hito retráctil en la confluencia con la calle Mesón. 

La calle Juan Palma García se mantendrá como vía peatonal y se transformará en vía de plataforma única, así como las calles Quintana, Cervantes, Jerónimo Medina, Horno Cabello y Fuentevieja, donde sí estará permitida la circulación.

Igualmente se contempla la transformación en vía de plataforma única con estacionamiento prohibido la calle Ancha, en el tramo comprendido entre la calle Zamora y la calle Ballesteros. En el tramo entre las calles Fuentevieja y Zamora se mantendrá la vía de plataforma única con la excepción de la zona de carga y descarga que actualmente existe junto a la Escuela de Música y Danza. 

También quedará como vía de plataforma única y de estacionamiento prohibido la calle Palacios. La calle Pedro Angulo se mantendrá como vía de calzada y acerado diferenciados. Se ampliarán los acerados. El estacionamiento estará prohibido en toda la vía.  La misma intervención se llevará a cabo en la calle Álamos, en el tramo comprendido entre Ballesteros y Santiago.

En la calle Santiago está prevista la peatonalización del tramo comprendido entre calle Jerónimo Medina y calle Ancha y la transformación del tramo entre calle Almazán y calle Jerónimo Medina en vía de plataforma única. El resto de tramos se mantienen con espacio suficiente para la circulación, permitiéndose el estacionamiento de vehículos.

En la calle Alcaide se eliminarán los aparcamientos existentes, transformándose en vía de plataforma única.

La calle Muleros, donde actualmente se compatibiliza tráfico rodado, peatonal y estacionamientos a pesar de sus reducidas dimensiones, se procederá a la eliminación de los estacionamientos y su transformación en una vía de coexistencia con plataforma única.

El plan se completa con las actuaciones en las calles San Francisco en el tramo entre el Llanete y la Ronda, ya finalizadas, y Mesón en el tramo entre Antón Gómez y Las Tiendas, ya iniciada.