Satse denuncia "un entramado" organizado por la Dirección del Hospital Reina Sofía para esconder las cifras verdaderas de las listas de espera, a consecuencia del cual un paciente lleva dos años "de consulta en consulta" sin resolver su problema de salud

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El Sindicato Profesional de la Enfermería SATSE-Córdoba ha tenido acceso a la documentación que acredita el entramado diseñado por la Dirección Gerencia del Hospital Reina Sofía para esconder la realidad de las listas de espera, mientras los pacientes sufren su dolencia y se eterniza la solución a su problema de salud. Sin embargo la sistemática diseñada permite jugar con los tiempos y los plazos para evitar el incumplimiento del Decreto de Garantías en primera instancia, si bien la realidad desacredita el juego establecido y evidencia una falta de respeto absoluto hacía el paciente y su sufrimiento.


Según ha podido saber SATSE, con fecha 6 de Noviembre de 2015 un paciente acudió al Médico del Centro de Salud, por intensificación de una dorsolumbalgía, que no responde al tratamiento pautado inicialmente. Con fecha  6 de Noviembre de 2015 el Médico del Centro de Salud lo deriva a la consulta “filtro” de Aparato Locomotor del Centro Periférico de Especialidades “Castilla del Pino”, perteneciente al Hospital Reina Sofía. La cita para ser visto en dicha consulta se produce en Mayo de 2016, es decir, 6 meses después de solicitar la cita. En dicha consulta de Mayo se le pide una Resonancia Magnética, que se le realiza a últimos de Junio de 2016. Entre la visita del Médico en Mayo de 2016 y la realización de la Resonancia Magnética a últimos de Junio, el paciente sufre una crisis que le obliga a acudir a Urgencias del Reina Sofía, ya que le dificulta seriamente su normalidad funcional y le impide permanecer de pie.


Tras la realización de la Resonancia Magnética el paciente es visto en la consulta de Aparato Locomotor  a últimos de Junio de 2016, donde se le informa que tras la valoración de su Resonancia Magnética, el tratamiento que precisa es quirúrgico, por lo que ha de ser de nuevo valorado por Traumatología.


Con fecha 1 de Julio de 2016 se entrega la petición de cita para la Unidad de Columna. Tras ello es visto por el Traumatólogo el 8 de Marzo de 2017, pero no en la consulta de Traumatología de Reina Sofía, como se había solicitado por el Médico anterior, sino que se deriva nuevamente a la consulta de “filtro” del Centro de Especialidades de “Castilla del Pino”, donde le ve un Médico, que tras ocho meses de espera para ser visto, le informa al paciente que le va a derivar de nuevo a la Consulta de Traumatología del Hospital Reina Sofía.


El 3 de Abril de 2017, es visto el paciente en la consulta de Reina Sofía y le dice que la solución a su problema de salud no es quirúrgico y lo vuelve a enviar a la consulta de Aparato Locomotor para valorar otro tratamiento. En ese momento el paciente lleva ya once meses de una consulta para otra, más seis meses que tardó en ser visto por primera vez en la consulta de Aparato Locomotor.

Ante la grave situación de incapacidad del paciente y el sufrimiento de fuertes dolores, es visto de nuevo y lo derivan a la Unidad del dolor, estando a la espera de ser citado para su valoración en dicha Unidad.

SATSE afirma que el paciente lleva sufriendo fuertes dolores e incapacidad funcional desde el 6 de Noviembre de 2016 y diecisiete meses después sigue sin resolverse su problema de salud y ha sido peloteado de una consulta a otra y de un médico a otro sin respeto ni humanidad.
Mientras tanto su patología se ha agravado, el dolor se ha intensificado hasta el punto de no permitirle realizar una vida normal e interferir seriamente en su estado de ánimo y en el entorno familiar.

Para el Sindicato de Enfermería este es el resultado práctico de cientos y cientos de personas que no son tratadas con el respeto y la dignidad que merecen como pacientes y como personas. Todo ello auspiciado y organizado para ocultar la realidad de las listas de espera en el Hospital Reina Sofía, porque el objetivo no es ayudar a los pacientes y resolver con prontitud su problema de salud, sino el jugar con los tiempos al escondite para que la estadísticas y los números cuadren, pues sin ello no será posible que los Directivos y los Directores de Unidad de Gestión Clínica perciban miles y miles de euros por cumplir los objetivos, unos objetivos perversos que ensucian y empobrecen la atención sanitaria, pero que la Dirección Gerencia y los Directores de Unidad de Gestión Clínica del Hospital Reina Sofía no tienen inconveniente en obtener incluso a costa de  pacientes, que como el caso denunciado, sufren meses y meses la burocracia intencionada y el entramado de la ocultación para que parezca lo que no es.

Finaliza SATSE aseverando que este proceder ha de ser erradicado de la atención sanitaria y alguien debe poner un poco de orden y dignidad en la Dirección Gerencia del Hospital Reina Sofía, pues no todo vale para que los números ofrezcan una realidad virtual que satisfaga en Servicios Centrales, si bien la realidad es otra muy distinta, sufrida en silencio por miles de pacientes que cada día son tratados sin el debido respeto a su dignidad como paciente y como persona.