Satse denuncia que las vacunas contra la gripe que se distribuirán en la provincia de Córdoba incumplen la normativa de bioseguridad

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
El Sindicato Profesional de la Enfermería SATSE-Córdoba ha denunciado que según ha podido saber, las dosis de las vacunas contra la gripe que se distribuirán en más de 150 Centros Sanitarios de Atención Primaria de la provincia de Córdoba, con motivo de la campaña 2016 de vacunación contra la gripe, incumplirán nuevamente la normativa vigente en materia de bioseguridad.
 
Esta normativa, afirma SATSE, es de carácter obligatorio en su aplicación, y que viene establecida tanto a nivel Europeo como Español, para evitar riesgos relativos a la bioseguridad que debe existir, para prevenir accidentes laborales para los profesionales de Enfermería, que son quienes administran dichas vacunas contra la gripe. Durante dicha campaña de 2016 se prevé la administración de unas 135.000 dosis de dicha vacuna en la provincia de Córdoba.

SATSE recuerda que el BOE 182 de 31 de Julio de 2013, publicó la Orden ESS/1451/2013 de 29 de Julio, en la que se establecen disposiciones claras para la prevención de lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes en el sector sanitario. Dicha Orden se publicó como reflejo obligado de la Directiva Europea 2010/32UE del Consejo de 10 de Mayo de 2010, que aplica el Acuerdo Marco para la prevención de las lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes en el sector sanitario.
 
A pesar de todo ello y después de más de 3 años de vigencia de dicha normativa Europea y Nacional, el SAS en la provincia de Córdoba, sigue sin respetarla, ni cumplirla, a fecha de hoy, a pesar de que afecta directamente a la seguridad de los profesionales de Enfermería, como lo evidencia el hecho de que se verán obligados a  administrar más de 135.000 vacunas de la gripe que según ha podido saber SATSE, se prevé que  no cumplirán  los requisitos de bioseguridad, tampoco este año 2016.
 
Según SATSE, las dosis de  vacunas antigripales que está previsto distribuir para su administración a los ciudadanos, no cumplen el requisito de bioseguridad al no disponer del dispositivo que protege automáticamente la aguja tras su aplicación al paciente, según ha podido conocer SATSE extraoficialmente.
 
Asimismo tampoco cumplirán la inmensa mayoría de las vacunas que se distribuirán en los centros sanitarios, con el requisito de que la jeringa esté montada en su totalidad y con la dosis incorporada, sino que por el contrario, la aguja hay que enroscarla adicionalmente a la jeringa, lo que incrementará aún más el riesgo de sufrir un accidente laboral, contraviniendo alarmantemente la normativa vigente desde Julio de 2013.

Continua SATSE afirmando que la Administración Sanitaria está obligada a cumplir la normativa vigente y garantizar la seguridad de los profesionales de Enfermería y del conjunto de trabajadores, por lo que el uso obligado de este tipo de vacunas supone una vulneración de la normativa Europea y Nacional y  también de los derechos de los profesionales de Enfermería, que pueden sufrir con facilidad accidentes antes o después de la administración de la vacuna al ciudadano, lo que supone un riesgo añadido para su seguridad ante posibles casos de infecciones como  VIH o la Hepatitis.

Finaliza SATSE exigiendo respeto para la dignidad profesional de la Enfermería, y el cumplimiento de la normativa vigente en algo tan sensible como es la seguridad y protección de su salud laboral, responsabilizando SATSE directamente a la Administración Sanitaria, ante cualquier circunstancia negativa para la salud de los profesionales de Enfermería como consecuencia de la situación denunciada y ante lo cual SATSE se pone a disposición de los profesionales de Enfermería, si se produce algún accidente laboral por la falta de garantías y protección en bioseguridad con las vacunas de la gripe que utilice el SAS de la Junta de Andalucía, en la provincia de Córdoba, que de confirmarse la información extraoficial de SATSE, el Sindicato de Enfermería denunciará ante los organismos competentes el riesgo laboral de los profesionales por incumplir el SAS la normativa vigente sobre prevención de riesgos laborales.