La Junta ha eliminado 400 plazas de enfermería en la provincia de Córdoba

Jueves, 18 de Julio de 2013 12:20 Noticias - Salud
Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El Sindicato Profesional de la enfermería SATSE-Córdoba ha analizado la repercusión que tiene la eliminación de 400 puestos de Enfermería en los Centros Sanitarios Públicos del SAS en la provincia, tras la aplicación de los recortes y la destrucción de empleo que viene imponiendo desde hace unos dos años desde la Junta de Andalucía.

SATSE recuerda que históricamente la provincia de Córdoba ha estado a la cola de Andalucía en cuanto a la dotación de recursos profesionales, de camas y de otro tipo,  probablemente fruto del escaso peso político que históricamente también ha representado nuestra provincia, tanto en la Junta de Andalucía como en el partido que sustenta el Gobierno Andaluz, hace unos 30 años.

En este sentido, SATSE afirma que los centros sanitarios de la provincia de Córdoba siempre han arrojado un déficit objetivo de profesionales de Enfermería, como lo evidencia cualquier comparativa o estudio serio al respecto. Destacar de ello, según SATSE, la dotación de solo 0,90 Enfermero/cama, mientras la OMS establece 1,2 Enfermero/cama; o la situación de 1 Enfermero/ 1 Médico, cuando la Media Europea está en 3,5 Enfermero / 1 Médico y el Banco Mundial establece 4 Enfermero/ 1 Médico.

Tampoco resiste el histórico, los datos de nuestra provincia de 1 Enfermero cada 1.600 habitante; mientras la OMS establece 1 Enfermero cada 142 habitantes.

Tampoco ha sido ni es positiva, continúa SATSE, la situación en cuanto a las Matronas. Al respecto todos los Organismos y Asociaciones Científicas establecen 1 Matrona/400 nacidos vivos y 1 Matrona/ 7.500 mujeres en edad fértil (Córdoba tiene 285.000). Sin embargo la realidad es que en la atención sanitaria que procede al respecto, es decir en los centros de salud, no se disponen de más de 3 Matronas para toda la provincia, con un déficit de 36 Enfermeras Especialistas Obstétrico-Ginecológicas, es decir Matronas.

No cambia mucha la situación deficitaria en cuanto a la Enfermería de Enlace, donde lo establecido es 1 Enfermera de Enlace / 10.000 habitantes; la realidad en Córdoba es 1 Enfermera de Enlace / 30.000 habitantes. Siendo necesaria una  dotación de 44 Enfermeras de Enlace.

Este es el Mapa Provincial que dibuja la dotación de profesionales de Enfermería con los que cuenta el ciudadano y los pacientes para cubrir la atención sanitaria y cuidados de manera ininterrumpida, que en el caso de los Hospitales son los únicos profesionales que permanecen las 24 horas al lado del paciente garantizando la atención sanitaria y los cuidados necesarios para proteger y resolver sus problemas de salud.


Sin embargo, asevera SATSE, tras la aplicación indiscriminada de recortes sociales, laborales y también de recursos, acompañado con una voraz destrucción de empleo, la situación ha empeorado drásticamente, tras la eliminación de 400 puestos de Enfermería que de hecho y/o de derecho han sido retirados de las Unidades y Centros de Salud donde atendían al paciente, generando desempleo y precariedad en la atención sanitaria, e inseguridad para el paciente.

SATSE recuerda que este brutal recorte está afectando a la calidad asistencial y en este sentido recuerda las conclusiones de diversos estudios al respecto, donde se señala como conclusión que: Una dotación adecuada de Enfermería puede evitar hasta el 80% de las Enfermedades Crónicas, cuando se sabe que el 70% del gasto sanitario se genera por patologías crónicas; Una plantilla estable disminuye las estancias hospitalarias en 1,2 días; El traslado frecuente de profesionales de Enfermería de unas unidades a otras, incrementa el coste un 36%; O que unas plantillas adecuadas de Enfermería, disminuyen en un 17% el número de fallecimientos.

Pero todas estas evidencias, está claro que no son la prioridad de la Junta de Andalucía a través del Servicio Andaluz de Salud como Sanidad Pública en Andalucía. Seguramente para ellos es mucho más interesante garantizar a corto plazo, aspectos financieros y de cuenta de resultados, con objetivos perversos que garanticen sus productividades millonarias, tanto la de los directivos, de alta Dirección, como las de los Directores de Unidades de Gestión Clínica. De nada sirve el esfuerzo de los profesionales para sacar adelante la atención a los pacientes, al límite de sus posibilidades físicas y psíquicas; de nada sirve que la falta de profesionales de Enfermería esté poniendo en riesgo la seguridad del paciente, ni tampoco que tal como acreditan estudios científicos, los profesionales de Enfermería sufran especialmente los rigores y consecuencias de trabajar como lo hacen y soportando turnos rotatorios con largas jornadas de noche, lo cual disminuye la vida 5 años por cada 15 de trabajo en esta circunstancias.

Finaliza SATSE, aseverando que si no se para en seco la sangría de recursos profesionales y de otro tipo que el SAS está realizando frívola e irresponsablemente, poniendo en riesgo la seguridad e integridad de los pacientes y de los propios profesionales, es posible que no en mucho tiempo se conozcan situaciones probablemente irreversibles.