Los sindicatos acusan al Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios de “poner en peligro” a su personal y a los ciudadanos porque parte de sus vehículos han superado la ITV de forma fraudulenta

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Córdoba CCOO y el Sindicato Independiente de Bomberos del Consorcio (SIBCC) acusan al Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios de “poner en peligro” a los bomberos que forman parte de su personal y a todos los ciudadanos cordobeses por atentar contra la seguridad vial debido a que una parte de sus vehículos nodriza no cumple las mínimas condiciones para la prestación del servicio.
El delegado de CSIF en la Junta de Personal del Consorcio, Alfonso Rosero, informa de que algunos de los camiones utilizados para las labores de extinción de incendios han superado la ITV de “una forma totalmente fraudulenta”, puesto que lo han conseguido tras retirarle toda la carga de agua del eje trasero. De este modo, los vehículos no sobrepasan el peso máximo autorizado (PMA) y así logran la aprobación de la ITV. Todos ellos estás destinados para actuar en incendios en grandes instalaciones, como es el caso de naves industriales.

Rosero destaca que “en estas condiciones se pone en riesgo la integridad física de los bomberos y la seguridad vial, ya que la respuesta del camión es incierta en determinadas situaciones al superar su PMA”. A raíz de un accidente, este asunto fue llevado al Comité de Seguridad y Salud del Consorcio, donde el propio director técnico reconoció este problema y la retirada de la carga de agua del eje trasero de los camiones para pasar la ITV, además de afirmar que se están estudiando posibles soluciones, pero sin aportar ninguna garantía. Según sus cálculos, los vehículos afectados son una decena de un parque móvil formado por 80 en toda provincia, aunque desde CSIF “sospechamos que el número es más elevado”.

El representante de CSIF en la Junta de Personal del Consorcio indica que “a todo esto se suma que la mayoría de esos vehículos tienen una antigüedad superior a los 20 años”. En consecuencia, esta central sindical exige una revisión “exhaustiva” de todo el parque móvil del organismo dependiente de la Diputación y la posterior retirada del servicio de los camiones que no reúnan las mínimas condiciones de seguridad.

Rosero destaca que todos estos problemas han sido comunicados a CSIF por los propios trabajadores del Consorcio a fin de que se solucione este asunto. En respuesta a sus demandas, la Asesoría Jurídica del sindicato ya ha comenzado a estudiar la forma de pedir responsabilidades ante los tribunales. En este sentido, CSIS ya ha enviado un escrito a la DGT poniéndole en conocimiento de todos estos hechos al “poder constituir una infracción de las normas que rigen la seguridad del tráfico vial”.