Los trabajadores del Cemer y otros consorcios de formación vuelven a denunciar los impagos e incumplimientos de la Junta

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Los trabajadores de los consorcios de formación de la Junta de Andalucía, entre los que se encuentra el Consorcio Escuela Madera de Encinas Reales (CEMER), han retomado las movilizaciones para denunciar que la Administración autonómica sigue sin pagarles sus salarios. En un comunicado señalan que "los trabajadores y trabajadoras de la red de consorcios de formación para el empleo de Andalucía recordamos que durante todo el curso académico 2014-2015 no se han podido impartir las acciones formativas destinadas a desempleados, por falta de financiación de la Junta de Andalucía. Esto ha conllevado también asimismo el impago de los salarios, el deterioro de nuestros centros de trabajo y del personal.

Denunciamos, asimismo, el incumplimiento por parte de la Junta de Andalucía, de la normativa legal vigente relativa a Entes Instrumentales, las instrucciones de 7 de octubre y 13 de noviembre de 2014, que establecían la hoja de ruta diseñada por la propia administración autonómica. En ella, aplicando la ley 27/2013 de racionalización y sostenibilidad del sector público, se procedió a tramitarse la  disolución de los consorcios y llevar a cabo una “cesión global de activos y pasivos” a la Agencia Pública Andaluza para la Educación y la Formación (APAEF), perteneciente a la Consejería de Educación y habilitada para tal fin por el Decreto-Ley 13/2014 de 21 de octubre, adaptando los estatutos del antiguo ISE para transformarlo en agencia. Todo ello fue aprobado, hace ya muchos meses, por los consejos rectores de cada consorcio, con el voto favorable de los ayuntamientos que participaban en ellos, siempre que se cumpliera la condición de que se mantuvieran los centros, su actividad formativa y los puestos de trabajo.


Queremos hacer hincapié, además, que se ha estado colaborando con la Junta de Andalucía, aportando toda aquella documentación que nos ha sido solicitada, confiando de buena fe que la hoja de ruta ya mencionada llegaría a buen término. Una ruta de la que nunca hemos conocido ni su longitud ni sus etapas, ni en qué momento estábamos en su recorrido. Y que cada vez que parecíamos llegar a la meta, nos imponían otro trámite para cumplimentar. Transmitimos, igualmente, la preocupación de los ayuntamientos implicados que nos informan que los procesos pueden caducar o revocarse, debido a la excesiva e incomprensible dilatación del proceso de disolución.


Por otra parte, ante las declaraciones de la Consejera, Dª Adelaida de la Calle, en su intervención en la Comisión de Educación del Parlamento Andaluz, de fecha 8 de julio de 2015, tuvimos la confirmación que no había intención de cumplir la normativa vigente. De inmediato iniciamos nuestras protestas y acciones: en primer lugar, al día siguiente, 9 de julio, desde la delegación de gobierno de Cádiz solicitamos una reunión de todos los delegados de personal de consorcios con el vicepresidente de la Junta de Andalucía, D. Manuel Jiménez Barrios. En nuestra petición le recordamos al Sr. Vicepresidente que la decisión de disolución de consorcios y su integración en APAEF, se tomaron a nivel de consejo de gobierno, que está por encima de las consejerías. Posteriormente, el pasado 16 de julio nos concentramos ante la sede de la Consejería de Educación, donde fuimos atendidos, a falta de Consejera y Viceconsejera que se encontraban ausentes, por la Secretaria General de Educación y Formación Profesional, Dª Guadalupe Fernández Rubio, a la que se le hizo entrega de un comunicado y se le ha solicitado una cita con la Sra. Consejera. En estos momentos, seguimos sin contestación de ambas peticiones.


Por último, queremos transmitir nuestro agotamiento y desesperación, pues a la fecha que estamos, a punto de terminar la actividad parlamentaria, no se nos da ninguna solución. Sin embargo, ante nuestras peticiones y ruegos, se nos emplaza para septiembre, con lo que nos espera por tercera vez consecutiva un mes de agosto de incertidumbre. Denunciamos, además, que no solamente se menoscaban nuestros derechos fundamentales al no recibir nuestro salario,  sino que además desde la propia Junta se ataca nuestro honor, lo que constituye también un delito, calificándonos de “enchufados” y otros calificativos denigrantes para desprestigiarnos. Recordamos que nosotros somos trabajadores del sector público, que hemos pasado nuestros procesos de selección y que cada día se nos somete a evaluación continua, pues no tenemos la misma estabilidad que funcionarios o laborales, ya se nos puede despedir en cualquier momento al mínimo fallo. Sin embargo,  se nos han aplicado todos los recortes de sueldo y aumento de horas que al resto del sector público. Finalmente, insistimos en el éxito demostrado de nuestros centros y en el alto nivel de inserción laboral de nuestros alumnos que casi roza el cien por cien. Asimismo, gracias a nuestra formación, se conservan y transmiten una serie de valores y saberes tradicionales de la cultura andaluza que, de no existir los consorcios, se perderían.


Están aquí representantes y personal de todos Consorcios, que concretarán cada uno su situación particular, no sin antes daros las gracias a todos los medios de comunicación, por vuestro apoyo en la difusión de toda nuestra problemática: Consorcio Escuela de Formación de Artesanos de Gelves “Della Robbia, Consorcio Escuela de Joyería de Córdoba, Consorcio Escuela de la Madera de Encinas Reales, Consorcio Escuela de Hostelería de Cádiz. Consorcio Escuela de Hostelería de Islantilla, Consorcio Centro de Formación en Artesanía, Restauración y Rehabilitación del Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural "Albayzín", Consorcio Escuela del Mármol de Fines Consorcio Escuela de Hostelería de Málaga “La Cónsula, Consorcio Escuela de Hostelería de Benalmádena “La Fonda, Consorcio Escuela de Hostelería "La Laguna" de Baeza, Consorcio Escuela de las Industrias del Ocio de Mijas".