José Luis Sánchez Arjona explica la tradición de vestir a la Virgen de Araceli con trajes de camino

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Durante la conferencia impartida esta noche en la Casa de la Virgen, el cronista   aracelitano José   Luis   Sánchez   Arjona   explicó   el   origen   de   la vestimenta de camino que María Santísima lleva en su romería de bajada. Sánchez Arjona inició su intervención explicando que en el pasado, por alguna situación de dificultad u obras en el Santuario, la Virgen era trasladada del Santuario a la ermita del Santo Cristo, de la Santa Paz y Santa Lucía antes de llevarla   a   San   Mateo   e   incluso   llegó   a   descansar   en   el   convento   de   las Carmelitas Descalzas.

Durante esta época, explica que a su regreso al Santuario la Virgen vestía con ropa de camino o atuendo de viaje, de la misma manera que las grandes damas hicieran; “compuesto por un bohemio o camisón de largas y estrechas mangas,  enaguas,   falderín   con   aros   de   ballenas   colocado   en   la   cintura   o “tontillo”, sustituido  en   el  Siglo  de  Oro  por  el  guardainfante, usado  por  las damas de la alta nobleza que confería la forma abultada y campanada, falda denominada pollera, sustituida en ocasiones por un armazón de aros forrados de   telas,   que   ahuecaba   la   falda   exterior   y   ensanchaba   las   caderas, constituyendo lo que se llamara el verdugado; por último una saya de mucho vuelo, que cuando iba abierta por delante adquiría el nombre de saboyana.

Un encorsetado monillo con puños ceñía el talle de la Santa Imagen, cubriendo sus hombros y fina cintura, lucía un manto corto. La cabeza era cubierta por una orejera o toca de tela encañonada, a la que se añadía un bonito sombrero que completaba el arreglo. En la mano derecha empuñaba un báculo adornado con flores, mientras que la mano izquierda sostenía al Divino Infante, que lucía túnica o faldón, que llevaba en la mano algunas florecillas, y sobre su cabecita un sombrerito adornado con avenas”.

Del mismo modo, José Luis Sánchez resaltó que la más antigua representación icónica de la Virgen de Araceli con ropa de camino fue realizada por el pintor lucentino Francisco López, quien dibujó a María Santísima en el modo y forma en que la condujeron al santuario en la tarde del 26 de septiembre de 1800, de la que sacaron varias ediciones, algunas en seda, las cuales muestran a la Santísima Virgen en las andas de camino, con sombrero, capellina y báculo.

De igual modo, dijo que en la litografía parisina  la Virgen aparecía “mostrando su cabellera de pelo natural, tocada la cabeza con sombrero de aire un tanto afrancesado y jacobino de mancha ala, adornado con avena y flores secas, lleva manteleta de viaje y empuña el báculo de plata sobredorada, obra de francisco de Paula Martos, que para cuando la señora se pone de camino le regalaron el 24 de septiembre de 1802 los panaderos y molineros de harina”.

En 1924 fue la última vez en la que la Virgen vistió su traje de camino siendo camarera Carmen Chacón Valdecañas. Fue en 1986 cuando siendo ya camarera María Dolores López Civantos y José Luis Sánchez Arjona responsable de propaganda, cuando María Santísima de Araceli bajó en romería “vestida a la antigua usanza, recuperando al cabo de sesenta y dos años una tradición olvidada y que fue del agrado de todos los lucentinos y devotos aracelitanos”.

El   cronista   aracelitano   era   presentado   por   Rafael   Ramírez   Luna,   hermano mayor de la Real Archicofradía de María Stma. de Araceli, quien destacó el trabajo de investigación y el gran conocimiento de las tradiciones lucentinas, patrimonio y costumbres. Gran devoto de María Stma. de Araceli, José Luis Sánchez ha  desarrollado   durante   los   últimos   treinta   años   el   trabajo   de mayordomía,   al   discreto   servicio   de   Nuestra   Patrona.   Describió   al conferenciante   como   una   persona   perfeccionista,   meticulosa   e   innovadora, siendo promotor y responsable en parte de que María Stma. de Araceli vuelva a lucir el traje de camino en su Romería de Bajada cada penúltimo domingo de abril.