Comienzan las Fiestas Aracelitanas con la proclamación de la Corte aracelitana y el pregón de las Glorias de María a cargo de José Millán González

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Lucena inició anoche las fiestas en honor a María Santísima de Araceli con el tradicional acto de proclamación de la Aracelitana Mayor y su Corte de Honor en el Palacio Erisana. El alcalde de la ciudad, Juan Pérez, impuso la banda que reconoce como Aracelitana Mayor a la joven Araceli Ranchal. 


Acompañados por familia y amigos, Silvia Trujillo, Araceli Ramírez, Almudena Martos, Lourdes María Jurado, Pilar Gómez y María Araceli Gómez también recibieron sus bandas como Damas de Honor de manos de diferentes miembros de la Corporación municipal, la propia Archicofradía de María Santísima de Araceli, la Agrupación de Cofradías y del Colegio de Abogados. La Sociedad Didáctico Musical Banda de Música de Lucena puso el acompañamiento musical a la actividad que inauguraba la Fiestas Aracelitanas 2018.

Una vez finalizado el acto se procedió a la inauguración del alumbrado en la Plaza Nueva justo en el inicio del cortejo de damas y autoridades hasta la Parroquia de San Mateo, donde José Millán González pronunció el Pregón a las Glorias de María Santísima de Araceli, en el que el relato de los distintos elementos de la devoción aracelitana y los principales momentos de celebración de las Fiestas Aracelitanas centraron la disertación.


Dirigiéndose a la Virgen de Araceli, Millán iniciaba su intervención dedicando a sus padres, esposa y todas las madres un pregón que le llevó a hacer un recorrido inicial por las distintas advocaciones de María que reflejan sus viviendas como Madre de Jesús, para continuar expresando su gratitud por el nombramiento y el privilegio que siente al llevar siente años “a tu servicio” porque dice “no existe trabajo más gratificante que dedicar parte de nuestro tiempo a elevar la grandeza de la que es Madre de Lucena y de los campos de nuestra Andalucía. Los que ya habéis estado y los que estamos en la actualidad, sabemos el enorme esfuerzo que supone esa labor diaria, y cuántos dulces placeres nos aporta esa labor, sobre todo por tenerla tan cerca”. En este sentido se preguntaba “¿Qué hay más satisfactorio para un hijo que trabajar para presentar a su Madre con toda la excelencia de la que es merecedora?, a lo que el mismo respondía “Creo que muy pocas cosas”.


La importancia de la devoción mariana en Lucena centraba la tercera parte del pregón en la que realizaba un recorrido por las distintas actividades que a lo largo de todo el año se celebran ante María Santísima de Araceli desde la Misa de Ofrenda de Frutos, el Besapié del Niño de la Virgen en Navidad o las Misas del Perdón y del Santero, así como la bajada y las fiestas aracelitanas con la llegada de la primavera.


A continuación y resaltando que “esto que a contaros voy es verdad y cierto” relató dos hechos que presenció y “considero auténticos milagros, sin quitarle mérito a la ciencia médica”. Contó cómo una amiga muy devota de la Virgen sufría de un cáncer y requería de un trasplante de médula cuyo donante “estaba muy difícil” y le pidió rezara por ella. “No pasaron ni quince minutos de la conversación telefónica, cuando me llamó, toda eufórica diciéndome que le habían encontrado un donante compatible” y sigue viva. Algo similar, reveló que ocurrió a un señor de Canarias por quien pidió su hermana a la Virgen en una visita a Lucena y en abril del pasado año volvía al Santuario para agradecer “lo que has hecho por mí, a agradecerte el milagro que yo te supliqué aquí mismo, milagro que obró tu Hijo y que de alguna manera quiero agradecerte con lo único que mi madre me dejó antes de morir, esta pulsera de oro con siete medallas”.


Con bellos poemas alabó a la Aracelitana Mayor y su Corte de Honor e hizo un recorrido por “el tan ansiado día para los aracelitanos”, el primer domingo de mayo. En su recorrido por este día, hizo mención a la Solemne Función Religiosa, y simuló lo que ocurrirá en la tarde del domingo cuando llegue el manijero Antonio Muñoz Navarro y sus santeros paseen a la Virgen de Araceli por las calles de Lucena.


Finalizó su pregón refiriéndose a la Romería de subida al Real Santuario y describiendo el camino que recorrerá la Virgen hasta la ermita a hombros de la Guardia Civil.