Colaboradores

Un caso muy común, por Don César

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 12
MaloBueno 

Me cuenta mi amigo Lucas que a su suegro, que tiene ochenta y seis años, lo saca de paseo todos los días una mujer ecuatoriana porque se la pone la Junta de Andalucía, y esto le viene muy bien, charla con la chica, ve cosas, se entretiene, en fin que pasa un rato diario estupendo.

Leer más...
 

Así son las cosas, por Don César

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 13
MaloBueno 

Cariño, nosotros no vamos a ser así cuando seamos mayores, ¿verdad?. No mi amor, nosotros vamos a querernos mucho,  mucho,  muuuucho, durante toda la vida.Así se mostraba la pareja hace unos años, previamente a casarse. Normal, parece ser que es una escena de naturaleza universal, ocurre a todo el mundo; se trata de que durante el noviazgo, paseando por el Paseo de Rojas, vieron a un matrimonio entrado en edad, callados, sentados en una mesa del parque tomándose una copita de vino dulce la señora y una cerveza el caballero; estaban en silencio, viendo  a la gente y pasando el uno del otro, aparentemente.

Leer más...
 

Caza al presunto, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 11
MaloBueno 

«La Caza» fue una de las mejores producciones europeas del pasado año, y una revelación del cine danés, con reconocimiento de crítica y público y concesión de premios internacionales, destacando la labor interpretativa de su protagonista, Mads Mikkelsen. También sobresale la presentación de un guión profundo y completo, dentro de su simpleza.

Leer más...
 

Vamos a soñar

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 12
MaloBueno 

Hoy me he incorporado a mi trabajo después de unos días de vacaciones. He estado en un apartamento de Benalmádena, muy cerca del casino de Torrequebrada, con mi mujer y mis hijos. Lo hemos pasado muy bien, hemos descansado, como se dice ahora, aunque descansados estamos, muy descansados, demasiado descansados,  y bien vendría cansarnos un poquito, no como antes pero algo sí, que comienzo a estar harto de tanto descanso, a ver si me visita de nuevo un poquito el estrés, y se empieza a cobrar lo que le deben a uno, funciona de nuevo el fax, suena el móvil, vienen pedidos de material, llaman al portero, en fin, que se reactiven las cositas.

Leer más...
 

Mujer de hoy

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

Yo no sabía que era tan importante en tu vida, cariño. Si llego a saberlo me habría comportado de otra forma; ten en cuenta que si no me lo dices no me entero. Efectivamente,  no te enteras,  es que los hombres sois torpes, no entendéis las cosas, no os dais cuenta de las sutilezas que usamos las mujeres. Fíjate si no lo ves, que, cuando te digo que me lleves tú entiendes que quieres que vaya contigo, cuando realmente se trata de que quiero que me pidas que te acompañe.

Leer más...
 

Predispuestos al destiempo, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

La puntualidad se asume con arbitrariedad. Los cinco minutos de cortesía se convierten en quince minutos de insolencia, rayanos la media hora de plante. Pero, en última instancia, un plantón no es más que una planta grande que sombra sólo el ego y la íntima confianza del afectado.

Leer más...
 

Dolor y medios, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

Cuando el dolor golpea y desgarra no hay palabras en el vocabulario de lengua alguna suficientes para contener el flujo de sentimientos desbordados. Sólo queda el vacío y la soledad. Sólo queda la pena y la angustia. El apoyo sincero de quienes se preocupan y aman ofrece un poco de consuelo, ayudando a sobrellevar un estado de ánimo decaído, alienando al propio ser, permaneciendo únicamente el cuerpo, reducido a una entidad física aparente, artificial, más mecánica que humana.

Leer más...
 

Desmantelando el Estado Social, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

Se lo han montado bien. Los canallas. Tenían el objetivo fijado, la victoria, garantizada. No sabríamos numerar la cantidad de sacrificios, de presos y muertos, de sangre, sudor y lágrimas, pero el Estado Social, ese buque insignia de la flota europea, de recio mástil y ondeante bandera, orgullo de este viejo y putrefacto continente, y envidia de las tierras extranjeras bañadas por mares y océanos.

Leer más...
 

Se le digo, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 11
MaloBueno 

Se le digo. Y se le juro por mi colección en cinco volúmenes de la trilogía ilustrada de «Los Mosqueteros». Pase que uno tenga que soportar en el habla, durante la interlocución, ciertas dosis de leísmo. A fin de cuentas, todos tenemos nuestras tendencias, y nuestras manías, más o menos tolerables.

Leer más...
 

La perdición del hombre inmutable, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

«Modernizarse» y «avanzar» no deben ser necesariamente vocablos equivalentes. Hay quien en alguna ocasión me ha soltado la que puede ser una de las peores expresiones que haya escuchado: «Yo soy el mismo de siempre». O bien, a modo de variante de ahorrativo léxico: «Yo soy el de siempre».

Leer más...
 
Página 8 de 11