Colaboradores

El número cien, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

    Si no yerro en mis cálculos, las líneas que se dispone a leer, amable lector, conforman mi colaboración número cien con esta casa, y, sinceramente, jamás imaginé que llegaría tan lejos.

Leer más...
 

Esos revisionistas infames, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

   No es que yo tenga especial inquina contra las adaptaciones cinematográficas o televisivas de los clásicos literarios. Particularmente, no me molestan; al contrario, como aficionado al cine y a las series de televisión, soy un gran partidario de tamaña ofrenda al espectador, siempre que se respeten los elementos o factores que conforman la esencia del clásico literario adaptado, sin los cuales perdería su sentido, convirtiéndose en algo nuevo, diferente a lo anterior, transponiéndose (lo anterior) a una posición de mera inspiración o influencia, lo que no deja ser, ojo, algo habitual en cualquier forma de arte.

Leer más...
 

Al estilo inglés, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

    Lo cortés no quita lo valiente, conste por delante. Por eso, lo mismo que soy el primero en condenar la idiosincrasia colonialista y corsaria, o más bien pirata, de la pérfida Albión, lo soy para alabar, aplaudir y reverenciar, descubierto de sombrero, la clase o altura de un pueblo para denigrar, ofender o desacreditar con caballeroso estilo y regio porte, cada vez que lo tiene a bien. Incluyendo a sus propios ciudadanos, es decir, obrando reflexivamente.

Leer más...
 

Los móviles grabando, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 9
MaloBueno 

    No tiene pinta de mejorar la cosa. Quiero decir que esto va a peor. Es un narcisismo exacerbado, un egocentrismo truculento y una retorcida catarsis individualista que entristece a la par que sulfura. Un motivo más para minorar el crédito de la especie humana. Se supone, sólo se supone, que somos animales políticos: necesitamos vivir en sociedad. Y, paradójicamente, este vivir en sociedad entra en conflicto con las cualidades egoístas antes tecleadas, o, mejor, esa naturaleza gregaria es el perfecto catalizador de estas conductas de autónoma rebeldía que persiguen el puro protagonismo, el centro de la atención del conjunto de la masa humana.

Leer más...
 

Una vivienda digna, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

    Pues, en fin… Parece éste un buen momento para teclear sobre el tema, vista las variopintas reacciones que en los interlocutores provoca mi respuesta o mi réplica, cuando lo sacan a relucir. Quiero decir que, cuando me hablan del derecho a una vivienda digna, siempre les espeto: «Disculpe, ¿a qué derecho a una vivienda digna se refiere?».

Leer más...
 

Después de Halloween, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

    La cenicienta luz del amanecer dominical empujaba los restos de oscuridad abandonados por la noche. Concluía Halloween en la ciudad, fiesta importada —otra más—, victoria evidente —otra más— del colonialismo inglés, que, todavía no suficientemente saciado con la consentida expansión del idioma, va exportando, con desconcertante éxito, poco a poco, sus costumbres y tradiciones, las cuales acaban por arraigarse, gracias a la pérfida sumisión de monaguillos inanes, a quienes les colapsa el cerebro al olisquear la diversión; hasta el punto de que los estudiantes de primaria pueden dedicar un mayor número de horas lectivas a preparar la Noche de Halloween que el Día de la Hispanidad o de la Constitución; porque, claro, la primera es súper sandunguera, con disfraces, pinturitas y sobredosis de glucosa; mientras que la segunda conmemora una deshonesta conquista, seguida por un protervo genocidio; y la tercera, vamos, no deja de ser una norma moldeable al antojo del político de turno.

Leer más...
 

El código de los dignos, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

     No recuerdo cuándo fue la última vez que me sentí de tal forma. Todavía busco la palabra, el calificativo adecuado al estado de ánimo. «Asqueado» puede aproximarse considerablemente. En todo caso, es un remordimiento insano, como una amarga traición cuya penitencia me acompañará largo tiempo. Un arrepentimiento que no puedo asumir como un bache más en el tortuoso camino de la vida… Y eso que el origen podría reconocerse banal, casi insignificante, aunque a quien suscribe le está generando un penoso cargo de conciencia.

Leer más...
 

Sobre prejuicios y mecenas, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 9
MaloBueno 

    Últimamente, advertida la escasa disponibilidad temporal, sea por penurias u ocupaciones, tengo descuidados a los amigos, y no está la vida para ir descuidando amigos, so pena de perderlos, sobre todo, cuando son amigos de los buenos, de los de verdad; así que valgan estas líneas a modo de disculpa y constancia de lo involuntario de la situación; aunque sé que, dada, justamente, la bondadosa cualidad de los mismos, también predomina en ellos la comprensión y la empatía; excluyendo de este trasunto de silogismo al peculiar Tito (ermitaño y cambiante como meteoro), e incluyendo a los amigos de la Asociación Cultural Naufragio, cuyas actividades perduran desatendidas y postergadas a mi pesar; cuestión ésta, sin embargo, que me preocupa menos, al estar en manos de personas capaces, cualificadas y comprometidas, quienes cuentan con el apoyo de un generoso grupo humano, siempre fiel y fraterno. Lucho, eso sí, contra viento y marea por preservar mi colaboración en la revista Saigón, en la cual inicio nueva etapa, supliendo, en acrobático salto circense, la materia jurídica por la cinematográfica.

Leer más...
 

Editoriales, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

   Curiosa es la ligereza con la que se emplea a día de hoy el concepto de editorial. Cualquiera con un ordenador y nociones básicas de maquetación y fotomontaje, se hace llamar editor. Te ofrece, además, servicios por paquetes, algunos tan básicos en la profesión como la corrección ortográfica y de estilo (a veces, ni siquiera esta última).

Leer más...
 

La menor Constitución posible, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

    «Hace ya algunos meses, […] dije yo […] que la Constitución que me parecía preferible para España sería una que fuese la menor cantidad de Constitución posible. […] Lo que dije es que la Constitución de España debía ser leve, ligera, flexible, adaptada al cuerpo español, sin que lo embarazase ni molestase en ninguna parte, porque el cuerpo político de España es algo de complejo y de disforme, que no se sujeta a ningún canon, y su vestimenta política debe ser de tal holgura y de tal hechura que todas las partes del cuerpo político español puedan moverse cómodamente, sin rozarse ni estorbarse las unas a las otras».

Leer más...
 
Página 1 de 13

Usuarios conectados

Tenemos 2143 invitados conectado