Colaboradores

Una vivienda digna, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

    Pues, en fin… Parece éste un buen momento para teclear sobre el tema, vista las variopintas reacciones que en los interlocutores provoca mi respuesta o mi réplica, cuando lo sacan a relucir. Quiero decir que, cuando me hablan del derecho a una vivienda digna, siempre les espeto: «Disculpe, ¿a qué derecho a una vivienda digna se refiere?».

Leer más...
 

Después de Halloween, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

    La cenicienta luz del amanecer dominical empujaba los restos de oscuridad abandonados por la noche. Concluía Halloween en la ciudad, fiesta importada —otra más—, victoria evidente —otra más— del colonialismo inglés, que, todavía no suficientemente saciado con la consentida expansión del idioma, va exportando, con desconcertante éxito, poco a poco, sus costumbres y tradiciones, las cuales acaban por arraigarse, gracias a la pérfida sumisión de monaguillos inanes, a quienes les colapsa el cerebro al olisquear la diversión; hasta el punto de que los estudiantes de primaria pueden dedicar un mayor número de horas lectivas a preparar la Noche de Halloween que el Día de la Hispanidad o de la Constitución; porque, claro, la primera es súper sandunguera, con disfraces, pinturitas y sobredosis de glucosa; mientras que la segunda conmemora una deshonesta conquista, seguida por un protervo genocidio; y la tercera, vamos, no deja de ser una norma moldeable al antojo del político de turno.

Leer más...
 

El código de los dignos, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

     No recuerdo cuándo fue la última vez que me sentí de tal forma. Todavía busco la palabra, el calificativo adecuado al estado de ánimo. «Asqueado» puede aproximarse considerablemente. En todo caso, es un remordimiento insano, como una amarga traición cuya penitencia me acompañará largo tiempo. Un arrepentimiento que no puedo asumir como un bache más en el tortuoso camino de la vida… Y eso que el origen podría reconocerse banal, casi insignificante, aunque a quien suscribe le está generando un penoso cargo de conciencia.

Leer más...
 

Sobre prejuicios y mecenas, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 9
MaloBueno 

    Últimamente, advertida la escasa disponibilidad temporal, sea por penurias u ocupaciones, tengo descuidados a los amigos, y no está la vida para ir descuidando amigos, so pena de perderlos, sobre todo, cuando son amigos de los buenos, de los de verdad; así que valgan estas líneas a modo de disculpa y constancia de lo involuntario de la situación; aunque sé que, dada, justamente, la bondadosa cualidad de los mismos, también predomina en ellos la comprensión y la empatía; excluyendo de este trasunto de silogismo al peculiar Tito (ermitaño y cambiante como meteoro), e incluyendo a los amigos de la Asociación Cultural Naufragio, cuyas actividades perduran desatendidas y postergadas a mi pesar; cuestión ésta, sin embargo, que me preocupa menos, al estar en manos de personas capaces, cualificadas y comprometidas, quienes cuentan con el apoyo de un generoso grupo humano, siempre fiel y fraterno. Lucho, eso sí, contra viento y marea por preservar mi colaboración en la revista Saigón, en la cual inicio nueva etapa, supliendo, en acrobático salto circense, la materia jurídica por la cinematográfica.

Leer más...
 

Editoriales, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

   Curiosa es la ligereza con la que se emplea a día de hoy el concepto de editorial. Cualquiera con un ordenador y nociones básicas de maquetación y fotomontaje, se hace llamar editor. Te ofrece, además, servicios por paquetes, algunos tan básicos en la profesión como la corrección ortográfica y de estilo (a veces, ni siquiera esta última).

Leer más...
 

La menor Constitución posible, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

    «Hace ya algunos meses, […] dije yo […] que la Constitución que me parecía preferible para España sería una que fuese la menor cantidad de Constitución posible. […] Lo que dije es que la Constitución de España debía ser leve, ligera, flexible, adaptada al cuerpo español, sin que lo embarazase ni molestase en ninguna parte, porque el cuerpo político de España es algo de complejo y de disforme, que no se sujeta a ningún canon, y su vestimenta política debe ser de tal holgura y de tal hechura que todas las partes del cuerpo político español puedan moverse cómodamente, sin rozarse ni estorbarse las unas a las otras».

Leer más...
 

Pasante o becaria, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 9
MaloBueno 

    En realidad, todo es pasantía, aunque el vocablo «becario» ha colonizado el significado, de manera que es becario quien se acomoda al maestro para aprender la práctica del oficio, generalmente, a cambio de nada, pese a que hoy proliferan, con mayor o menor éxito, los contratos de prácticas, que reconocen cuantías irrisorias, en las dos acepciones del lema. El término «pasante» se ha conservado, sin embargo, en el ámbito de la abogacía, mundillo en el cual sí es raro oler contrato y peculio.

Leer más...
 

Irresponsabilidad legalizada, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

    Hace poco más de un año, ya tecleé en esta casa que, si fuera socialista, hubiera votado al vizcaíno, que, aun sosainas y ateo de cualquier divinidad de sesgo epatante, insípido para los usos y costumbres patrios, imanaría al cuerpo político nacional un justo medio aristotélico muy resuelto y novedoso. Al tiempo, alababa el tesón del matritense, ese honroso «no es no», puñetazo en la idiosincrasia mezquina e hipócrita de una sociedad de dudosa capacidad votadora, si alguna vez tuvo la oportunidad de ejercerla libremente.

Leer más...
 

Cataluña IV. Felipe y amén, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

    Si usted, conspicuo lector, es de los que, como yo, está hasta los cojones (o los ovarios) de Cataluña, Puigdemont y el artículo constitucional (y lo que todavía nos queda, ¡que no le despisten los nuevos gobiernos!), le alegrará saber (¡albricias!) que nos adentramos en el último número de esta modesta serie catalana, capilla de causas y consecuencias.

Leer más...
 

Cataluña III. ¡Café para todos!, por Julián Valle Rivas

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

    No era ése el plan inicial. Quiero decir que no estaba previsto o no era lo inicialmente ideado. Aunque, cuando se redactaron los pertinentes artículos constitucionales, alguna que otra segunda intención se tendría; al menos, se intuiría el curso que tomarían los acontecimientos. Con interpretaciones para cada gusto: los más puritanos o conservadores continúan sin escatimar golpes de pecho, enorgullecidos de un grado de autogobierno regional superior al de un estado federal; los más progresistas, en cambio, inconformistas por deformación profesional, defienden una configuración abierta, en la eterna espera del estado federal.

Leer más...
 
Página 1 de 12