OÍR O ESCUCHAR

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

Oír: Percibir con el oído los sonidos.
Escuchar: Prestar atención a lo que se oye.


Hago esta aclaración de antemano porque muchas veces oímos pero no escuchamos, y en concreto me refiero a que hay gente que se pregunta cómo es que Vicente Dalda vota en contra, en los plenos, a las subvenciones que se dan a asociaciones, peñas ó cofradías, por ejemplo.


Vicente Dalda es sabedor que en el pleno solo es válida su voz ya que su voto no es concluyente en ningún caso, por lo que lo usa en contra, no por estar en desacuerdo de las subvenciones, sino en  forma de protesta por las maneras en las que se otorgan, es decir “a dedo”, lo cual no significa que no se las merezcan. Lleva casi cuatro años intentando que se haga de una manera objetiva sin que asociaciones de idéntico fin y objetivos similares vean que la diferencia de la aportación  municipal sea tan abismal de una a otra. Pero al parecer a los demás concejales esto les importa poco o no se quieren molestar en una regulación equitativa para todos.


Si el voto de Dalda fuese concluyente seguro que siempre votaría a favor ya que por mucho que se les dé a las asociaciones, peñas o cofradías nunca es suficiente, eso lo sabemos todos.


A tenor de esto, “Vecinos por Lucena” busca que en el Ayuntamiento se trate por igual a todos los vecinos, con la misma objetividad y que el Ayuntamiento sea el primero en cumplir con las leyes, en este caso en concreto que cumpla con la ley de subvenciones, la cual requiere de un concurso por la igualdad y no por convenios adjudicados a dedo, que por amiguismo, o por influencias de otro tipo, unos se benefician más que otros.


Y por ultimo me gustaría que se reflexionase sobre algo que se produce pleno tras pleno. Hay cuatro grupos políticos, supuestamente dos de izquierdas y dos de derechas, cada uno de ellos con ideologías distintas, supuestamente con objetivos distintos con formas de actuar distintas, con programas políticos distintos, etc., etc., etc. ¿No es raro que se pongan de acuerdo en la inmensa mayoría de los puntos llevados a pleno?, ¿Dónde están las discrepancias y los colores de cada grupo?, ¿y la oposición, donde está la oposición?


A Vicente Dalda todos lo acusan de poner palos en las ruedas, pero nadie da razones que lo acredite, mientras ellos son los que juntitos van empujando el carro. Carro cargado de intereses propios y disposiciones jerárquicas, y así van TODOS CONTRA DALDA.

 

Vecinos por Lucena