La Unión de Pequeños Agricultores lanza un SOS a la sociedad y las administraciones ante el hundimiento de los precios del aceite y la situación preocupante del olivar y convoca para este miércoles una caravana-concentración en Lucena

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El miércoles 18 de marzo, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) prevé congregar en Lucena a 1.200 vehículos en una caravana-concentración en demanda de un futuro para el campo y por unos precios justos para el aceite que garanticen la supervivencia del olivar cordobés.

El secretario general de UPA Córdoba, José Luis Gutiérrez, calificó la situación general de la agricultura, y en particular la del olivar, como preocupante,  circunstancia de la que no hay un único culpable o responsable directo y el propio sector olivarero tiene su parte de culpa. UPA lanza un SOS a la sociedad y a la Junta de Andalucía, el Gobierno central y la Unión Europea ante el hundimiento del precio del aceite, que la semana pasada alcanzó mínimos de 1,65 euros el kilo, el precio más bajo en los últimos 23 años, mientras los costos del cultivo del olivar se han disparado.

Todo ello ha provocado pérdidas de 140 millones de euros en la provincia de Córdoba en la presente campaña olivarera. La media global de pérdidas a nivel provincial se sitúa en 450 euros por hectárea, aunque hay zonas como la Sierra de Córdoba o la comarca del Guadajoz con pérdidas estimadas en su olivar de 1.000 euros por hectárea. Para la comarca Subbética, según Gutiérrez, las pérdidas por hectárea se cifran en unos 675 euros.

No obstante, la gravedad de la crisis que afecta al olivar “está siendo engañada” por las subvenciones de la Unión Europea, que representan según el secretario general de UPA Córdoba el 40% de la renta de los agricultores, aunque dichas subvenciones desaparecerán o serán reducidas drásticamente a partir de 2013.

Gutiérrez aboga porque el sector se una para comercializar el aceite al igual que lo hacen las grandes multinacionales compradoras, “no puede ser que haya 400 para vender y 3 ó 4 para comprar”, afirmó el dirigente de UPA. El Grupo SOS Cuétara (actualmente denominado únicamente Grupo SOS) recibió los dardos de Gutiérrez por hundir el precio del aceite español para traer aceite de Túnez, donde se produce en condiciones precarias tal y como se producía en nuestro país hace cincuenta años. José Luis Gutiérrez criticó que, paradójicamente, las cajas de ahorros de Andalucía, “controladas por los políticos”, poseen el 23% del accionariado de Grupo SOS. Tampoco se escapó Carrefour de la opinión negativa del secretario cordobés de UPA por haber dejado de vender en sus establecimientos aceite andaluz sustituyéndolo por aceite extranjero.

Además, recuerdan desde UPA, dichos aceites de otros países vienen mezclados, ya que mientras en España no se pueden mezclar aceites, sí se puede importarlos con mezclas.

José Luis Gutiérrez no comparte las propuestas de reconversión del olivar cordobés, que a su juicio pueden ser válidas en otro tipo de cultivos pero no en éste, e indicó que UPA no reclama dinero para los agricultores sino medidas legales que protejan la competitividad del sector y aseguren su futuro, y entre las que se encuentran:

1) Puesta en marcha de una interprofesión (foro donde estén representados todas las partes del sector tutelado por la Administración autonómica) del aceite de oliva y la aceituna de mesa

2) Creación de un mecanismo de regulación de mercado y la actualización del reglamento 2153 de la OCM de grasas

3) Ayudas a la concentración de la oferta

4) Medidas agroambientales

5) Campañas de promoción

6) Reparto modulado de las ayudas en función de los costes de producción

7) Aumento de la superficie de olivar de regadío y mayor dotación a los riesgos legalizados

8) Instar a la Junta de Andalucía a que urgentemente corrija las incidencias y pague los atrasos

9) Instar a las entidades financieras a que den créditos al sector, al ser éste cumplidor con sus compromisos

10) Facilitar el almacenamiento de aceite a las cooperativas y almazaras que no tengan capacidad suficiente.

La caravana-concentración, a la que se sumarán agricultores de todo el sur de Córdoba, se concentrará el miércoles 18 de marzo, a las doce de la mañana, en la rotonda de intersección de la carretera de Puente Genil y la A-45.